Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Japón 2014’ Category

Nos levantamos con el tiempo justo para desayunar y repasar las mochilas antes de irnos a la estación. No nos queda más tiempo para Tokio, hemos de coger un tren y dormiremos en Osaka en nuestra última noche en Japón… Tras 3 horitas de un cómodo tren rápido (shinkansen), llegamos a mediodía a Osaka, ciudad obrera famosa por su cocina y por su paisaje nocturno tipo Blade Runner de la zona de Dotonbori. Nada más llegar, y tras dejar las mochilas en un hotel muy cercano a la estación, nos hemos ido a comer nuestro último ramen…

1A partir de ahí, solo teníamos la tarde para disfrutar de Osaka… así que hemos decidido pasarla en la zona de Minami, primero paseando por Amerika-Mura, nombre que deriva de los comercios que aparecieron después de la guerra donde se vendían productos estadounidenses. Una curiosa zona llena de tiendas de ropa o discos, y público moderno. 2 

En el corazón de este barrio está el llamado “parque triangular” zona con bancos donde ver a la gente pasar, lugar de encuentro…

347

 

…y una réplica del al estatua de la Libertad en una azotea.6

Curiosas son también las farolas que hay en el barrio, con formas humanas con diferentes poses…

5farolesUna vuelta agradable y curiosa que nos ha llevado hacia la animada y ruidosa zona de la galería comercial de Shinsaibashi-suji… con muchas tiendas, comercios y ríos de gente de un lado a otro.

9…y ya en el otro extremo, se llega al concurrido puente Ebisu-bashi, sobre el río Dotonbori, con unas bonitas vistas.

10

Aquí en el Dotombori es donde se encuentra la mejor vida nocturna de Osaka. Sin duda un espectáculo que merece un paseo por sus calles peatonales…11 12

Con el famoso cangrejo gigante, ofertas para probar pez globo (por aquí se puede tomar por unos 3000Y), carteles enormes y llamativos…

14 15 16… y puestos de takoyaki, buenísimas y típicas bolitas rellenas de pulpo. 

17

 

La verdad es que vale la pena pasar una tarde por Osaka para ver toda esta llamativa zona de luces, ruido, carteles… y vida nocturna frenética.

18 19La tarde ha ido pasando y así se ha ido consumiendo nuestro último día en Japón… sólo nos quedaba coger el metro para volver al hotel a descansar, pero aún hemos tenido tiempo de ver algo curioso. Al coger el tren, hemos caído en un vagón que ponía “only women”… muy marcado con el “femenino color rosa”. Sin analizarlo mucho hemos entrado en él, a pesar de las indicaciones…

20…y claro, como bien indicaba, era solo para mujeres. Yo era el único hombre en el vagón con lo que las mujeres han empezado a observarme con miradas “algo inquisitivas”… ejem…  Viendo que las señales no eran tan irrelevantes como podíamos pensar, y sintiendo la incomodidad de sentirme recriminado con sus miradas, hemos tardado solo una parada en cambiarnos de vagón…

Leyendo después en la guía, parece ser que la razón es que en el metro había y hay muchos tocamientos a mujeres, las cuales tienden a mantenerse en silencio, por lo que se acabó por habilitar vagones solo femeninos para evitar este problema… Particularmente, espero que esta solución esté siendo acompañada por otras que haga que los hombres cambien su actitud… ya que únicamente la separación de sexos no me parece la mejor de las soluciones.

En fin, con esta curiosa situación acabamos el día y nuestra estancia en Japón. Han pasado los quince días en los que hemos disfrutado mucho, descubriendo una sociedad muy diferente a la nuestra… pero nos vamos con la sensación de que nos falta mucho para poder entenderlos en profundidad, para poder entender mucho de lo que hacen y porqué lo hacen…

Hoy, todo ha sido viajar. Tren al aeropuerto, avión hacia París… unas horas esperando allí y otro avión camino de Valencia.21

Ha sido un viaje fascinante, un país que nos ha encantado. Para ser nuestro primer contacto, sin duda, lo hemos aprovechado, y nos volvemos con un muy buen sabor de boca… Japón ya es historia, veremos cual es nuestro próximo destino… :))

 

 

 

 

 

Anuncios

Read Full Post »

Empezamos nuestro último día en Tokio con uno de los lugares que más ganas teníamos de visitar en Japón…sí, el Mercado Tsukiji!!!!!

1Se trata de la lonja de pescado más grande del mundo: 2.000 toneladas de productos marinos, nada más y nada menos, pasan cada día por esta lonja de pescado. Es, sin duda, uno de los lugares más mágicos de la ciudad. Está la opción de ir a ver la subasta de pescado, que empieza a las 5 de la mañana, pero hay que estar antes de las 4 porque el número de personas que pueden entrar es muy limitado. Nosotros barajamos esta opción, pero finalmente decidimos simplemente acudir temprano para visitar el mercado con todo el bullicio de sus primeras horas de apertura.

3Los Sushi bar que hay en las calles adyacentes de la lonja ya dan cuenta de que te encuentras cerca del mercado. Calles y callejuelas serpentean, mucha gente, olor a pescado, el bullicio del comienzo de la jornada… Cuando ya estábamos dentro del recinto, nos llamaron la atención los vehículos transportadores con los que se desplazaban: parecían pequeñas camionetas que les permiten moverse con mucha agilidad y con lo que hay que ir con mucho cuidado porque como te descuides te puedes llevar algún susto!!!

4Ya dentro del Mercado lo mejor es dejarte llevar. Las paradas y puestos son verdaderos espectáculos de colores, de olores… cajas y cajas de material se amontonan mientras los pescaderos se afanan por cortar el pescado al más mínimo detalle, exhibiendo sus cuchillos y demás instrumentos, exponiendo su género de la forma más atractiva posible.

5

6Hemos dado muchas vueltas buscando “la joya de la corona”, ¡¡el atún!! Y aunque en un primer momento no lo hemos localizado, no hemos tardado en dar con él…8Impresionantes trozos que nos hacían la boca agua y con el personal comentando no sabemos bien qué cosa… pero seguro que era cómo lo cortaban y el precio que tenía…9 10Finalmente hemos encontrados algunas piezas enteras que bien merecían alguna foto…11 El paseo se ha alargado un buen rato, y al final hemos empezado a ver como algunos limpiaban los cuchillos y los afilaban para posteriores usos.12 Sin duda hemos aprovechado el tiempo y, aunque no hemos ido a la subasta, nos hemos hecho una idea bastante aproximada de lo que es este impresionante mercado. Por último, antes de irnos hemos encontrado la máquina que dispensa el hielo. No sé cómo serán en las lonjas en nuestro país, la verdad, pero nosotros no habíamos visto nunca ninguna y nos ha llamado mucho la atención.

Hemos salido de allí muy contentos, pero el calor ya apretaba, así que nos hemos tomado algo antes de continuar con nuestro último día en Tokio. El plan continuar visitando la National Film Center, dónde suelen haber exposiciones y una tienda relacionada con el cine… pero la decepción ha sido llegar y ver que ambas cosas estaban cerradas… con lo que no hemos podido ver más que la entrada.14Tren arriba y tren abajo, hemos continuado con el Museo de Fotografía de la ciudad , y ahí sí que ha habido más suerte. Ya la entrada es preciosa, con enormes fotografías de Doisneau, Capa o el fotógrafo japones Shoji Ueda. Nosotros vimos una fantástica exposición en la planta baja Conmemorando el 20 aniversario del Museo Kiyosato de Artes Fotográficas… una expo muy interesante, sin duda.15 16Y tras comer… y ya cansados, la verdad, hemos cogido otro tren para acercarnos al barrio de Akihabara, cuna del manga, llena de tiendas de electrónica, videojuegos, anime, manga… en fin, luces, ruidos y aparatos por todos lados. Además hay cafeterías-restaurantes de ídolos de moda como el AKB48 Café o el Gundam Café… Nosotros teníamos pensado ir al museo del manga, al Tokio Anime Center… pero la verdad es que fue decepcionante: había una pequeña expo temática (desconocida para nosotros) sin ningún tipo de explicación en inglés… por lo que poco pudimos aprovecharla.18Lo que sí hicimos fue dar una vuelta por la zona y ver la locura de sonidos y luces que hay por allí… pero no lo hemos alargado mucho. Estábamos cansados y hemos preferido ir a ducharnos y descansar un poco antes de cenar. Nuestra última cena en Tokio no podía ser, como podéis imaginar, otra cosa más que sushi, así que nos hemos dado un buen homenaje…19

Mañana nos levantaremos y tres horitas de tren hacia Osaka, para hacer allí la última noche del viaje…

Read Full Post »

El día ha empezado prontito… ¡¡a las 6 y media estaba en pie!!! Quería ver un entrenamiento de sumo, un tipo de lucha libre muy famoso en Japón,en la que dos contrincantes se enfrentan en un área circular, y este empezaba a las 7 y media. Como no hay torneo estos días, me he tenido que conformar en acercarme a un gimnasio para ver un entrenamiento… y la verdad es que también ha valido la pena.1Impresiona ver a los enormes luchadores estirando y calentando con sus enormes cuerpos. Para verlo me he tenido que conformar con hacerlo a través de las enormes ventanas del gimnasio, ya que este es muy pequeño y no se puede estar dentro…2El momento cumbre ha sido cuando han empezado a empujarse cara a cara… ¡¡¡realmente han sido choque de trenes!!! 3Teresa ha preferido quedarse descansando… unos hombres enormes en calzones no le motivaba nada, así que yo he hecho la ruta, primero en el gimnasio y posteriormente me he acercado al estadio de sumo más importante de Japón, el Ryogoku Kokugikan o Salón del Sumo. Ya por los alrededores, había figuras que indicaban por que zona andaba…4

El estadio no es especialmente bonito por fuera, la verdad, pero tiene unos bonitos murales a la entrada.

5Mi intención era ver el estadio por dentro… pero no ha podido ser. Únicamente se puede visitar el Museo del Sumo, una pequeña sala con fotos de los grandes campeones de los torneos, algunas ropas y alguna cosa más como los sets que se utilizan para las ofrendas previas.6En fin, un museo pequeño pero interesante… Así se me ha hecho la hora de ir a buscar a Teresa, antes de que se preocupara, y cogiendo el tren he tenido la suerte de coincidir con un par de luchadores… y sí, son realmente enormes!!! La espalda de uno era como tres mías!!! :))7Una vez juntos, hemos ido a visitar la zona de la Bahía de Tokio y Odaiba. Decir que para llegar, lo mejor el coger el monorrail Yurikamome sin conductor, que va serpenteando entre rascacielos hasta llegar allí. Un camino que vale la pena disfrutar. La zona de Odaiba está básicamente diseñada en base a un único objetivo: disfrutar del ocio, ocio y más ocio. Tiendas, tiendas… y más tiendas, librerías de manga… y parques de atracciones temáticos, como Tokyo Disney Resort; Tokyo Joypolis, un parque de atracciones del fabricante de videojuegos Sega; o LegoLand, otro parque con reproducciones de lego a tamaño humano dirigido exclusivamente a niños… y al que no nos dejaron entrar.

811A nosotros lo que nos apetecía de verdad era dar un vistazo, ver el Puente del Arco Iris y la réplica de la estatua de la libertad… y hemos encontrado unas vistas tan bonitas como esperábamos.910Y como se nos ha hecho la hora de comer, hemos disfrutado, con las mejores vistas, de una buenísima hamburguesa hawaiana en Kua ‘Aina… para chuparse los dedos!!12

Entre tanta tienda destacamos una dedicada a la mítica serie de animación Bola del Drac, que tantos fieles tenía en nuestro país.13

Tras conocer un poco más a fondo el complejo de Odaiba, nos dirigimos a nuestro siguiente destino: el barrio de Asakusa. Entre su ambiente tradicional destaca una calle: Kappabashi Dogugai, una calle comercial con más de 100 años de historia. En casi un kilómetro de calle se juntan más de 170 tiendas de materiales de cocina y vajillas de estilo japonés, utensilios de cocina, pastelería, confitería… una joya de calle para los amantes de la cocina. Y una pena no poder cargar con alguna de las bonitas teteras, vasos o cuencos que vimos, por miedo a que se rompieran en nuestro equipaje.

14Llegamos un poco justos de tiempo para ver todas las tiendas, ya que a las 17 horas comienzan a recoger. Pero aún así nos dio tiempo a ver la esencia de la calle.

Tras esta parada ya sólo nos quedaba una de las visitas que más nos motivaban y que ya habíamos intentado otro día pero no conseguimos, por cuestiones meteorológicas. El precioso (caluroso) y despejado día soleado era perfecto para visitar la Tokyo SkyTree.

La cola era muy larga, pero nueve mostradores agilizan la venta de entradas y en un rato estábamos en la cola del ascensor. A Teresa le dio un poco de miedo cuanto la chica de las taquillas nos advirtió de que si había un poco de viento fuerte el ascensor podía pararse… jejeje Aun así, no nos lo pensamos.15

635 metros de altura total, ¡¡¡y se sube a más de 600 metros por minuto!!! En menos de un minuto estábamos tocando el cielo de Tokyo.16

La primera parada te lleva al primer mirador, situado a 350 metros. Las vistas son espectaculares. El ascensor te va señalando los metros que estás subiendo y el tiempo que tarda, al compás de una relajante música clásica. Además allí hay unos chulísimos paneles táctiles interactivos que te explican todo lo que se ve desde ahí arriba…17

Esta torre abrió sus puertas en el año 2012. Realmente es un complejo del ocio con tiendas oficiales, cafeterías y restaurantes en el que Tokyo SkyTree es su producto estrella. El precio de la entrada no es barato, en torno a unos 20€, pero merece la pena.

Tras visitar el primer mirador te dan la opción de subir a otro más alto, a 450 metros, por 8€ más… y claro, ya que nos ponemos, nos ponemos… 🙂 Esta vez el ascensor sí que da un poco más de impresión: además del ligero cambio de presión que notamos en los oídos, las paredes se volvieron transparentes y podíamos ver Tokyo desde las alturas mientras subíamos.

18 19

Sin duda, podemos decir que son las vistas más espectaculares que hemos visto en nuestra vida :))20 21

Con la sonrisa en los labios nos retiramos a descansar. Mañana será nuestro último día en Tokyo y tenemos previsto un día cultureta con otra de las visitas más esperadas, a uno de los lugares más mágicos de la ciudad…¿¿os imagináis cuál nos falta?? :))

Read Full Post »

Empezamos el día camino de la Torre de Tokyo: un high-light que no nos queríamos perder. El día ha salido caluroso, muy caluroso… y algo nublado. Pero aún así no hemos querido perder la oportunidad de subir a este símbolo de Japón. Evidentemente es un monumento que recuerda a la Torre Eiffel, solo que con colores más chillones. Mide 333 metros, por tanto, 13 metros más altos que la torre francesa en la que se inspira.

1Lo curioso es que la torre está hecha con acero de la chatarra recuperada al final de la II Guerra Mundial. 

5

Estas son las vistas desde el mirador principal:

2

Y desde arriba hay una ventana de cristal situada en el suelo con la que puedes observar cómo queda todo bajo tus pies. No apto para personas con vértigo 😉

3

 Por lo demás la visita es muy recomendable. Quizás por la noche sea más espectacular, pero de día no está nada mal. Nosotros pensamos en visitar un par de miradores por la mañana y por la noche, para poder disfrutar de las vistas con más y menos luz y desde distintas perspectivas.

Ah! Se nos olvidaba… Si Nueva York tiene a King Kong en el Empire State, los japoneses y su Torre de Tokyo tienen a Godzilla:

4Continuamos ruta en otra dirección. Al salir, pasamos por el Templo budista Zojo-Ji. Un poco cansados de templo a estas alturas del viaje decidimos no entrar, pero en el exterior nos encontramos estas preciosas figuritas que bien merecían unas fotitos. Su significado lo sabemos gracias a Japonísmo que nos explica que se llaman estatuas Jizo, representaciones del bodhisattva Jizo Bosatsu, que por un lado es el guardián de los viajeros y por otro de los niños y la maternidad.

6Continuamos ruta hacia otro de los imprescindibles de Tokyo para ver al perro Hachico y el famoso cruce de Shibuya. Hachico es famoso por haber estado esperando a su amo en la estación durante más de diez años, allá por los años veinte.

7

En cuanto al cruce, en considerado el más transitado del mundo y se le conoce como The Scramble (el barullo). A veces hasta 1.000 personas lo atraviesan a la vez… un perfecto desorden organizado. Eso sí, cuando el semáforo se pone en rojo no queda ni un peatón en el cruce. La mejor manera de verlo es desde el Starbucks que está justo enfrente, que es desde donde se hacen las fotos.

8Fue curioso que en medio del semáforo nos parara un periodista que nos entrevistó en inglés, con el cruce de fondo, pidiéndonos opinión sobre belleza y fealdad de mujeres japonesas. Lástima que no podamos ver cuál fue el resultado de lo que grabaron… jeje.

Siendo domingo era el día perfecto para acercarnos al barrio de Harajuku para ver lo que se cuece en esta zona los domingos, llena de jóvenes japoneses luciendo estéticas variopintas  (conocidas como cosplay).  La calle Takesita-dori estaba abarrotada de gente, entre las que encontramos a jóvenes como estos:

910El barrio es una espectáculo de tiendas, música, color, chucherías, dulces… un empalago de estímulos que vale la pena visitar.

11La visita a este bazar de la subcultura local nos abrió el apetito, por lo que fuimos en busca de un restaurante que nos aconsejaron los de Sushi Home para probar otra de las especialidades japonesas: cerdo empanado o tonkatsu. El restaurante en cuestión se llama Maisen. El cerdo (y todo lo demás) estaba delicioso!

13Con el estómago lleno se pasea más a gusto 😉 Encontramos cosas tan curiosas como este robot de compañía que responde casi como una persona, ya que puede descifrar las emociones humanas: era la estrella de la tienda. Lástima que nos hablara en japonés y no le entendíamos…. ni él a nosotros. El modelo era concretamente este:

12Tiendas de muñequitos las hay a montones. Nosotros entramos a Kiddy Land: cuatro plantas que son el paraíso para los niños (y no tan niños).

14

Y ya que el calor había bajado un poquito (más o menos de 35 a 30 grados… jeje), nos acercamos a buscar las bandas de rockabilly en el Parque Yoyogi. Parece que todos los domingos por la tarde se juntan a bailar música rock and roll. Un auténtico espectáculo digno de ver.

15

16Como buenos pandilleros a lo Grease, después de un rato bailando y siendo los reyes del parque, hubo un pequeño altercado (no sabemos si por territorio o por qué), que acabó con unos empujones y con la fiesta.

17Así que con todos los objetivos del día cumplidos, hemos pillado un último tren para ir a la tienda exclusiva de Kit Kat en Tokyo que conocimos gracias a una excelente web sobre Japón: Japonismo.

18kitkatComo os podéis imaginar, pocas dudas hay de lo bueno que está el Kit Kat de chocolate picante o de té verde :))

Cansados pero contentos (y endulzados) no quedaba más que volver a descansar y coger fuerzas para mañana… penúltimo día en Tokyo. 

 

Read Full Post »

Nos levantamos temprano para dirigirnos a nuestros dos próximos destinos: día de excursión a dos ciudades cercanas a Tokio, Kamakura y Yokohama. Decidimos visitar primero la más alejada, a tan sólo una hora de la capital: Kamakura. Ya desde el tren anuncian a través de bonitos dibujos cuál es la visita estrella:

Kamakura 1

 Y es que Kamakura es una ciudad muy conocida por sus templos y santuarios, entre los que destaca el Daibutsu o Gran Buda, la estatua de bronce de 13.41 m de altura. Desde la estación central de Kamakura hasta que llegamos a él, tal sólo nos separaba un agradable paseo de 20 minutos entre bonitas tiendas de artesanía y gastronomía autóctona.

Gran Buda 1

Impresiona tener al Daibutsu justo enfrente: es una gran figura de bronce de expresión serena, que parece como dormido. Hacía mucho calor y no había demasiada gente, por lo que pudimos disfrutar de nuestra visita tranquilamente. También entramos a su interior: por tan solo 20 yenes accedes dentro del Daibutsu. Pero tampoco lo recomendamos encarecidamente: solo es un espacio muy oscuro que te permite llegar a la conclusión de que el Buda está hueco por dentro, sin más.

2

 Sin duda es una visita obligatoria si pasáis unos días en Tokio. Tras esta primera parada, nos dirigimos hacia uno de los múltiples templos que se pueden visitar en esta localidad. Nosotros elegimos el templo Kencho-ji: un complejo de nueve edificios que se integran en el entorno natural y cuyo recorrido se hace muy agradablemente.

3

Se trata de un templo de la corriente Zen del budismo y está considerado como uno de los cinco templos clave de Kamakura. Antiguamente era un monasterio dedicados al entrenamiento Zen en Japón. En sus orígenes, 49 subtemplos integraban el complejo pero la gran mayoría fueron destruidos en una serie de incendios en los siglos XVI y XV.

4

6

A lo largo de nuestra visita al templo, por primera vez dimos con figuras de budas distintas a las representaciones que estamos acostumbrados. Un buda rojo estrábico o esta otra figura esquelética nos llamaron mucho la atención. Lástima que la explicación sólo estuviera disponible en japonés… Si alguien conoce el significado de estas representaciones no dudéis en compartirlas con nosotros.

5El calor apretaba y todavía quedaba mucho día por delante. Conforme nos acercábamos a la estación continuamos viendo algunos templos, ya de pasada. David incluso aprovechó para probar otro de los mochis que tanto le gustan: esta vez estaba relleno de beans pero trituradas, lo que le da una textura más agradable 😉

7

8Nuestro siguiente destino: Yokohama. A tan sólo 20 minutos en tren desde Tokio, esta moderna ciudad tiene el puerto más grande del país y es la segunda mayor ciudad de Japón, después de Tokio.

Ya en Yokohama decidimos acercarnos directamente a uno de sus barrios más emblemáticos:

8A

12

Como si nos hubiéramos trasladado a un barrio de China, paseamos por sus calles, escuchamos la multitud de sonidos, gente, música… sin duda, la sensación era totalmente diferente a la de un barrio de Japón.

9

10

Comimos allí en un restaurante chino y continuamos paseando toda la tarde, disfrutando de cada rincón de este alegre barrio: tiendas de verduras, especias, hierbas, medicina china, gente que leía las líneas de la mano para predecir el futuro, teterías chinas, de utensilios de ornamentos, montones de restaurante chinos…

11 14

Antes de volver a Tokio nos dio tiempo a visitar uno de los dos templos principales de este barrio: el bonito y ornamentado Kwan Tai Temple.

13

Con la sensación de haber aprovechado al máximo el día, volvimos a Tokio para hacer una breve pausa antes de volver a salir. La próxima visita era clave: ver Tokio por la noche desde las alturas. Así que tras ducharnos y reponer fuerzas, nos dirigimos a uno de los puntos más recomendables para una primera toma de contacto de esta gran capital desde lo más alto: los Miradores del Edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio. Además de ser uno de los que más tarde cierra (a las 23 horas!), es gratis. No había casi cola de espera: en menos de 55 segundos nos detuvimos en el piso 45 a 202 metros de altura. Y estas eran las vistas:

17 16Una auténtica pasada! Estuvimos un buen rato disfrutando de cada lucecita. Al parecer y según hemos podido leer después, desde el ayuntamiento de Tokio han disminuido el número de luces nocturnas como medida de ahorro energético… menos mal… 

15

Tras tanto impacto lumínico, esto nos supo a poco. Así que decidimos que nuestra última parada del día se la dedicaríamos a visitar uno de los barrios más modernos de la ciudad: Shinjuku. Alucinamos con la estación: desconocíamos que era una de las más transitadas de la ciudad, ya que más de tres millones de pasajeros pasan por ella diariamente.

21

20

Muchísimas luces de colores, de música, gente por la calle, karaokes… era de noche y el barrio estaba en plena ebullición. Paseamos un buen rato y aprovechamos para hacernos las últimas fotos del día. Sin duda este barrio es una muestra de lo que nos imaginábamos como gran capital del mundo.

19 18Y tras este contacto con el Tokio más modernos, nos retiramos a descansar. Mañana seguiremos descubriendo Tokio, que tiene para días y días 🙂

Read Full Post »

Aunque ayer llegamos a Tokio y nos quedamos con la boca abierta ante tantas luces por las calles, no hicimos nada más, pues era tarde y bastante tuvimos con encontrar el hotel, muy cerca de la parada de tren JR Shimbashi. Así que hoy nos hemos levantado con ganas de andar. Primero hemos ido un poco sin rumbo hacia unos enormes rascacielos que hay no muy lejos…y esto es lo que hemos visto.1Pronto hemos sabido que era el Shiodome y hemos llegado a la Caretta, donde le hemos dado un vistazo al Museo de la Publicidad, pequeño pero muy interesante… lástima que no hubiera información en inglés.2Una vez fuera, hemos decidido ir hacía Ginza, a dar un vistazo a las tiendas de alto standing… pero entre enormes avenidas que no se podía cruzar nos hemos liado un poco…3Aunque al final, hemos llegado. Glamour… tiendas carísimas… alguna más normal… taxis muy fotogénicos… en fin, un cúmulo de sensaciones. 4Como nuestra intención era pasear, eso es lo que hemos hecho, a pesar del terrible calor que hacía, y sin darnos mucha cuenta hemos llegado a la zona del parque imperial. Como había una oficina de turismo cerca hemos entrado, y la verdad es que ha sido una suerte. La información que ofrecen es precisa y profesional y, además, te dan un mapa y una guía de Tokio con mapas por zonas que son una pasada.

Como los jardines imperiales estaban cerrados, nos hemos acercado primero a ver el famoso Puente de Nijubashi… al lado del cual hay una zona verde muy bonita, y con buenas vistas.5 6 7El calor era sofocante, así que no hemos tardado en continuar camino. Nos hemos ido hacía la bonita Estación de Tokio y hemos cogido un tren hacia el norte, ya que queríamos ir a dar una vuelta al barrio de Asakusa antes de acercarnos y subir a la Tokio Skytree…

8Por cierto… no es que seamos muy de la cadena starbucks… pero hace días no nos pudimos resistir a probar el granizado de té verde (matcha) que tienen… y hemos caído rendidos a sus pies, ¡está buenísimo! Lo decimos por si tenéis ocasión de probarlo… vale la pena! Lo que está bueno, está bueno.9Al llegar al barrio de Asakusa sabíamos que no teníamos demasiado tiempo antes que empezara a anochecer, así que no hemos perdido tiempo y hemos ido hacia el precioso templo de Sensoji, el más antiguo de la ciudad y uno de los más visitados. Alrededor del templo está repleto de comercios y callejuelas, y hoy eran ríos de turistas los que se acercaban a él…1116Al llegar al templo, hay un gran inciensario, “O-Koro”, y se dice que su humo cura a los enfermos y fortalece a los débiles… así que hemos hecho como todos y nos hemos acercarnos a “bañarnos” con él… toda ayuda es poca…no? 😛12La entrada al templo principal con su enorme farolillo es impresionante… 13Y una vez allí, hemos vuelto a ver los palillos que te predicen el futuro. Como este es el único templo que tiene las predicciones en inglés, hemos hecho la donación de 100Y a ver que nos deparaba… estas son las instrucciones.15Como a mi me ha dado una buena predicción, me he quedado contento… en cambio la de Teresa no ha sido tan satisfactoria… así que ha recurrido a atarla a unos hilos que hay allí para que los dioses se la cambien…14Teniendo ya el tiempo justo, hemos salido de allí en dirección al Tokio Skytree… pero antes nos hemos encontrado con esta “bonita postal”.17Para llegar al Skytree teníamos que andar unos 20 min… pero ya desde muy lejos se ve esta inmensa torre ¡¡de 624metros!! Es la segunda estructura más alta del mundo después delBurj Khalifa, en Dubai.18A cada paso que dábamos, la torre se veía más y más grande… es increíble ir levantando y levantando la cabeza hasta casi no ver el final…¡¡¡y en breve subiríamos a 450 metros!!!!…que es la mayor altura a la que se puede subir…19Todo estaba preparado, ya estábamos dentro buscando la cola de las entradas cuando… una “desagradable” notificación decía que la torre estaba cerrada hoy por vientos fuertes…:( Nuestro gozo en un pozo… al menos por ahora… tendremos que buscar otro momento.20Un pelín decepcionados aunque realmente alucinados ya solo por estar allí viendo la torre, nos hemos vuelto hacia la estación, desde donde se disfrutaba de un precioso skyline.21Estábamos realmente cansados, pero aún nos han quedado fuerzas (por la ilusión de verlo) de pasar andando de nuevo por Ginza para ver la calle llena de luces… y no nos ha decepcionado.23 24 25Para ser el primer día en Tokio podemos decir que ha sido completito… los pies, completamente doloridos, clamaban por un poco de descanso, y la ducha ha sabido a gloria.

Read Full Post »

Nos despertamos en el precioso y pintoresco pueblo de Magome, en pleno Valle del Kiso, con el sonido de la lluvia… la bonita ruta entre bosques de montaña peligraba. Por suerte, en un rato ha parado y, aunque seguía bastante nublado, hemos decidido hacerla, ya que teníamos muchas ganas de disfrutarla. Decir para los que se animen a hacerla alguna vez, que la oficina de turismo ofrece un servicio para llevar el equipaje de Magome a Tsumago por el módico precio de 500Y, por lo que puedes hacer la ruta y recoger en el otro pueblo el equipaje para no tener que volver…1Eso hemos hecho nosotros, así que a las 8 y media (cuando abre) hemos dejado las mochilas, hemos visto un poquito más de pueblo y comido un bollo típico, creo que se llama Nikuman, que puede estar relleno de diferentes cosas, aunque este era de calabaza.2…y nos hemos puesto en camino. Decir que la ruta Nakasendo es una antigua ruta entre Edo (la antigua Tokyo) y Kyoto que solo se podía hacer a pie. Hoy en día quedan pocos tramos, pero quizás el más bello y famoso es este que hemos hecho hoy, entre Magome y Tsumago…4La ruta desde Magome es más sencilla, tiene una subida inicial pero después de algo más de un par de kilometros durillos, se llega a la parte más alta y ya solo queda bajar entre el bosque hasta llegar a Tsumago y completar los casi 8 kilómetros. Llamativas son las campanas que van apareciendo a lo largo del camino… ¡¡¡y las señales de cuidado con los osos!!! Parece ser que las campanas se han de hacer sonar para, de esa manera, los osos no se acerquen… así que nosotros no hemos dudado en hacer un “concierto” cada vez que veíamos una…jeje7A lo largo de la ruta también te encuentras con alguna casa (antigua posada del camino) con detalles de lo más pintorescos… 65A lo largo del camino se pueden encontrar ,por ejemplo, algunas cascadas o ¡un precioso cerezo de más de 250 años! 8La verdad es que hemos tenido suerte porque, aunque estaba nublado, no ha llovido en casi toda la ruta y la temperatura durante el camino era ideal por este precioso y tupido bosque… y encima hemos ido prácticamente solos durante todo el camino.9101112Además todo el camino está perfectamente señalizado en inglés por lo que no tiene pérdida…13Llegando ya a las primeras casas del pueblo de Tsumago ha sido cuando ha empezado a llover más fuerte… hemos tenido que apretar el paso y resguardarnos a duras penas con un único paraguas, por lo que hemos llegado “un poquito mojados”… bueno… un poco más… 14…pero tras llegar a la oficina de turismo (lugar donde recogeríamos después las mochilas), hemos ido a comer algo y a cambiarnos de camiseta. Con eso, nos hemos quedado como nuevos y bien contentos del día…15Lo más típico es ésta especie de piruleta llamada gohei-mochi, que en realidad es arroz frito con una salsa de soja y nuez que estaba muy bueno…y claro, la hemos probado. :))16 Y, tras esto, como es normal, hemos dado una vueltecita por este pintoresco y encantador pueblo (Tsumago), muy parecido a Magome, la verdad, pero sin esa enorme cuesta en la que esta este último. Tiendecitas de artesanía, casas de madera…y aquí sí, unos cuantos turistas paseando. Bueno, y unas vistas preciosas de las montañas que hoy estaban llenas de nubes…
17181920Un día precioso y fresquito, que se agradece después del calor que estamos pasando casi todos los días, la verdad. 21

Para irnos, el valle se ha despedido con un buen chaparrón… y a partir de ahí, un bus nos ha llevado a un pueblo a 10min (Nagiso) donde hemos cogido un tren… que ha enlazado con otro… hemos llegado a Nagoya, que es una ciudad ya grande, y de ahí…¡¡¡ tren bala a Tokio!!! Sí… hemos llegado a Tokio, reventados e ilusionados… mañana será momento de verlo y contarlo, ahora, vamos a descansar… :))

Read Full Post »

Older Posts »