Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘moto’

Ayer nos levantamos pronto para llegar al Gran Canyon (al south Rim) a media mañana y así poder disfrutarlo durante toda la jornada.. El Gran Canyon se puede disfrutar en un solo día… o dedicarle varios haciendo diferentes rutas. Nosotros solo teníamos este día. Lo bueno es que está perfectamente preparado para que accedas a un montón de vistas maravillosas sin necesidad de mucho más. Entramos en coche por el este, así que llegamos nada más entrar a la impresionante Desert View. Ésta tiene una torre de vigilancia de 1932 con decoración de motivos indios muy chula y unos miradores impresionantes.

p9_1

Desde ahí las vistas son brutales, y al ser las primeras que vimos, nos quedamos totalmente paralizado ante la inmensidad y gran belleza del cañon…

p9_2

Allí, de repente, entre preciosas vistas, se fue oscureciendo el día…

p9_3

…hasta que se puso a llover con relámpagos que parecían de película!! Por suerte nos pudimos resguardar hasta que paró un poco y prácticamente no nos mojamos.

p9_4

Cerca del Desert View hay un montón de preciosas vistas, como el Navajo Point, el Moran Point o el Grand View Point. Es una delicia ir parando poco a poco para saborear toda la preciosidad de este mágico lugar mientras te diriges hacía la zona centro del parque.

p9_5

Tras llegar al Market Plaza, donde comimos y esperamos mejor tiempo pues empezó a diluviar, pudimos continuar y, como hay un paseo-ruta genial de varios kilómetros que va bordeando el cañón hasta llegar al pueblo, decidimos hacerla en plan paseo relajado. Unos 6km en los cuales no paras de disfrutar de un paisaje que parece irreal, casi de cartón-piedra!!

p9_6

No estamos seguros de que se pueda transmitir la inmensidad que es éste cañon ni explicándolo ni con las fotos, sin duda es algo que hay que experimentar!

p9_7

Nosotros exprimimos la visita hasta el atardecer, viendo también la tienda del parque que es muy chula, y siendo conscientes de la suerte de tener frente a nosotros esta bella estampa. Al caer la luz, nos dirigimos al bonito B&B, en el pueblecito de Valle,  para descansar y prepararnos para el día de hoy, disfrutando parte de la mítica ruta 66 de camino a Las Vegas!!

Nada más salir del hotel, ya nos encontramos con una tienda-antigua gasolinera, con preciosos coches de época y mucho merchandising…

p10_1

El primer punto importante que hemos visitado, ha sido Williams, un precioso pueblo en el que todo gira en torno a esta ruta. Con diners de película que te transportan a los años 50-60, gasolineras antiguas…

p10_2

Coches y coches antiguos preciosos… museos vintage… y como no, Harleys Davidson por las calles y hasta Elvis!!

p10_3

Sin duda tiene mucho de parque temático… pero a nosotros nos ha encantado.

La siguiente parada de la ruta ha sido Seligman, conocido como el cruce de Prescott, donde parece que te transportes en el tiempo a esos años 50, es uno de los lugares más típicos de la antigua ruta 66, con moteles, murales chulísimos…

p10_4

…más coches de época, gasolineras, edificios típicos de pueblos delOeste…

p10_5

…y mucha mucha ambientación. Muy preparado para el paso de los turistas, sí… pero con mucho encanto.

p10_6

Siguiendo con la ruta, y después de comer, parada obligatoria es la antigua gasolinera, ahora abandonada, Huckberry. Este pueblo surgió con la fiebre el oro, pero una vez dejó de ser rentable quedó abandonado. Solo aguantó la gasolinera, que al construirse la nueva carretera también fue abandonada. Ahora, es una tienda de souvenirs y una especie de museo de la ruta 66 con muchos detalles interesantes.

p10_8

Decir que a parte de estos lugares reacondicionados para el turismo, la ruta 66 tiene muchos lugares abandonados que muestran el desuso en que quedó al hacer la nueva interestatal 40… ahí se ve su aspecto más real…

p10_7

Así, hemos ido disfrutando a lo largo del día de lugares de la ruta 66 hasta llegar a Kigsman, que presume de ser el corazón de la ruta. No hemos tenido tiempo de parar mucho aquí, ya que el día de coche ha sido largo, así que hemos dado por concluido este mini-tour siguiendo esta mítica ruta y nos hemos dirigido hacía Las Vegas!! Veremos lo que nos depara esta famosísima ciudad construida de la manera más irracional en medio del desierto…pero eso será a partir de mañana… :))

p10_9

 

Read Full Post »

Salímos de Hoi An directos al aeropuerto de Danang, y en a penas una hora ya estábamos esperando uno de los dos vuelos que nos llevaría a la isla de Phu Quoc, pasando por Ho Chi Minh City. Phu Quoc es una isla al sur de la costa de Camboya y que permanece en gran parte virgen y fue convertida en un 70% en parque nacional en 2001. Al ser una isla apartada, boscosa y geográficamente estratégica, los franceses primero y los americanos después la utilizaron como prisión.

De manera práctica, decir que a nuestro entender, el mejor lugar para alojarse es a lo largo de Long Beach, donde están la mayoría de hoteles. Cerca del aeropuerto y de Duong Dong, la principal ciudad de la isla. A partir de ahí te puedes mover por donde quieras a lo largo de la isla.

Nuestro objetivo aquí era claro, tomarnos unos días de relax playero para acabar el viajecito. Así que elegimos unas cabañitas muy aseadas con una buena piscina al lado de la playa…

14

Entre las opciones que puedes encontrar aquí están las del submarinismo, snorkling o el kayak… pero en época de lluvias el más está movido así que optamos en estos días por otras opciones. Sin duda la mejor es alquilar una moto para moverte (otra vez, sí) y explorar la isla buscando playitas desiertas y tranquilas.

9

8

Rincones playeros por descubrir hay muchos, nosotros encontramos, por ejemplo éste…

1

2

Incluso nos encontramos, sin buscarlo, con algunos ejemplares de fauna autóctona.

3Sin duda era una playa muy bonita, lástima que estuviera un poco sucia.

4

5

6

7

Otra de las cosas que hemos hecho estos días ha sido visitar una famosa granja de perlas, pues la isla es conocida por su cultivo. En ella te explican un poco cómo se consiguen y cual es el proceso… y después, claro está, te pasan a la enorme zona de tienda donde pretenden venderte sus bonitas creaciones. Lástima que no tuviéramos espacio en la maleta… 😛

10

11

Como las horas centrales del día eran muy calurosas, no dudamos en relajarnos en la piscina o leyendo tranquilamente.

12

13

Y por la noche podíamos hacer hasta alguna partidita de billar…

29

De Duong Dong podemos destacar que es un pueblo fundamentalmente pesquero, y por tanto la zona más importante es el puerto.

15

16

Al lado de este, se encuentra el Mercado nocturno de Dinh Cao, uno de los lugares más pintorescos de la isla, en el cual a parte de tenderetes de souvenirs, tiene una gran zona donde se muestra la pesca del día y te la hacen ahí mismo a la brasa. Es una gozada ver todo el género expuesto, el ambiente es muy agradable y los precios muy buenos. Sabiendo de nuestra afición a la gastronomía podéis imaginaros cómo lo disfrutamos. De hecho nos gustó tanto que repetimos. 🙂

22

25

23

24

26

27

De entre el turismo que existe en la isla, que aún no es mucho, destaca algunos vietnamitas (excombatientes del vietcong) que, al parecer, vuelven a la isla para ver el lugar donde fueron encarcelados por los norteamericanos.

21

Otra de las bonitas cosas que se pueden hacer en la isla es disfrutar de un precioso atardecer con un coconut entre las manos.

20

18

19

Han sido unos días de descanso antes de volver a Saigón, donde en un día cogeremos el vuelo de vuelta a casa… el viaje toca a su fin.

30

31

Read Full Post »

Hoy nos hemos levantado preparados para seguir camino, dirección Hoi An, un pueblecito pesquero con fama de tener muuucho encanto. Hemos desayunado tranquilamente con el típico y buenísimo café vietnamita al que ya nos hemos acostumbrado y hemos recogido mientras esperábamos a que nos recogieran para llevarnos al autobús dirección Hoi An. En el hotel nos lo han gestionado cómodamente por 6$ por persona… así que todo sencillo.

Por fin hemos cogido un autobús grande, y la verdad es que ha sido mucho más cómodo que los minibuses en los que hemos ido bastante apretados. El camino era de casi 4 horitas, así que con calma, disfrutando de bonitos paisajes. En un descanso que hemos hecho a mitad camino,  en un bar de carretera, nos hemos encontrado con este niño mirándonos entre temeroso y curioso…1

o a la señora que, algo ociosa, controlaba “los dineros” en el bar.

4

Además, la parte trasera de daba a un precioso paisaje perquero con sus barcas azules y sus montañas con nubes al fondo… muy bonito!

2

3

Casi 4 horas de viaje nos ha costado llegar a Hoi An, pueblo que nos recibe con todas las casas de no más de 2 pisos, tranquilidad y muuuy pocos sonidos de cláxones!! Qué alegría!!

Aquí hemos subido el nivel del alojamiento, eligiendo una preciosa Villa que es un auténtico lujo, con un staff muy amable, una maravilla de habitaciones y un patio precioso. No está en el centro histórico (a unos 2 km) pero está entre éste y la zona de la playa, por lo que su situación es muy buena.

Hemos decidido coger una moto para movernos libremente (5$ el día) y después de ducharnos nos hemos ido a comer algo al centro.  El ambiente lleno de tiendecitas y edificios antiguos destila encanto desde el primer vistazo. Nosotros hemos comido justo en frente del Salón de todas las comunidades chinas un precioso edificio histórico de 1773 que servia para reunir a las cominudades procedentes de Fujian, Cantón, Hainan, Chaozhou y Hakka.

5

Es el primer edificio histórico que hemos visto… por lo que nos ha parecido precioso!

7

9

Sobretodo por sus enormes y llamativas espirales de incienso o sus figuras de deidades…

8

610

11

12

Pero después de este primer contacto, hemos querido ir a ver la playita, así que hemos cogido la moto y hemos ido a ver el atardecer con una cervecita nacional.

13

Para mañana dejamos la visita bien hecha de Hoi An, la sensación es, sin duda, buenísima. Parece un pueblo muuuy bonito en el que destacan edificions históricos, tiendecitas de todo tipo y los llamativos y característicos farolillos…

Qué ganas de descubrirlo todo bien mañana!! :))

14

Read Full Post »

Segundo día por las montañosas tierras de Sapa y nuestra idea estaba totalmente clara, alquilarnos una motito para descubrir los alrededores tranquilamente y a nuestro aire, ya que aquí  es fácil conducir, no como en Hanoi que sería un auténtico suicidio!! Despertarnos con el fresquito matutino y disfrutando de las maravillosas vistas que tenemos desde el hotel ha sido una gozada, aunque nos ha sorprendido encontrarnos un valle lleno de nubes…

A

Después de desayunar nos hemos ido a alquilar la moto, una scooter muy apañá (150VND por un día) y sin perder tiempo y con un pequeño mapa de la zona hemos emprendido el camino en dirección a una cascada de más de 100metros, conocida como Thac Bac (cascada de plata). Aunque nublado y fresquito, el camino de una media hora larga ha sido muy agradable hasta que al final hemos llegado a la entrada.

0

1

La cascada es una preciosidad, y como el caudal era grande suponemos que por estar en época de lluvias, la imagen ha sido espectacular. Se paga una entrada para poder acceder a unas escaleras que te llevan por un lado de la cascada hasta más o menos la mitad, con algunos miradores para descansar…

3

A partir de aquí ha entrado en acción el hasta ahora poco participativo monzón… de estar chispeando se ha puesto en pocos minutos a llover de manera insistente. Menos mal que íbamos algo preparados con los chubasqueros en la mochila y los hemos estrenado en este viaje.

6

87

Así que hemos seguido subiendo en esta mini-ruta de la cascada hasta el punto más alto, un puente que cruza de un lado a otro de la cascada para después realizar la bajada.

10

11Y así, a nuestro aire y hemos hecho la primera visita del día a esta preciosa cascada.

1213

Nos hemos vuelto a subir a la moto…

14…pero ya sin dejar los chubasqueros, ya que el monzón hoy quería ser protagonista. Pensábamos alejarnos más por ese mismo camino, pero visto cómo se estaba poniendo el día, hemos preferido ser conservadores y volvernos a Sapa, que estaba a una media hora para ver si en un rato escampaba. Las vistas de todo el camino eranuna maravilla.

15

Nuestra decisión ha sido la más acertada, pues la lluvia ha ido “in crescendo” y los chubasqueros cada vez parecía que tenían más huecos por donde entrar el agua. Ha sido pues inevitable la chopada que nos hemos pegado. Llegando a Sapa calados de arriba a abajo!

16

Menos mal que nuestra cafetería de referencia, Baguette & chocolat Café, estaba abierto. Una preciosa villa donde tomarte un chocolate, un té… o, como en nuestro caso, un café vietnamita con un buen pastel para reponernos! 🙂

17

Por suerte, en una media hora más ha parado de llover, así que nos hemos visto con ganas de hacer la segunda parte de nuestros planes: dirigirnos hacia el valle e ir bajando mientras disfrutábamos de las vistas de arrozales y pasábamos por aldeas h’mong. Hemos dejado atrás Sapa y hemos ido pues a descubrir los alrededores.

18

19

Los paisajes que nos iban acompañando mientras conducíamos con la moto han sido una maravilla y además hemos tenido la suerte de que las nubes han dejado paso a un solecito que cada vez se notaba más.

20

21El punto fuerte de alquilar una moto es que hemos podido hacer las paradas que nos ha apetecido para disfrutar del espectáculo.

22

23

Poco a poco hemos llegado hasta la parte más alejada de nuestro recorrido, a unos 20km de Sapa, la bonita y remota aldea de Ban Ho, donde nos hemos dado un paseo por sus calles un poco más largo para estirar las piernas.

24

Arrozales, búfalos de agua,mujeres dzao (creo) y algún viejete simpático es lo que nos hemos encontrado por allí…

25

26

29

27

28

Pero ya empezaba a hacérsenos tarde, pues aún teníamos un caminito de vuelta a Sapa, había que comer algo y además recoger, pues hoy cogemos el tren nocturno de vuelta a Hanoi.

30

En la vuelta aún hemos parado a disfrutar de estos bonitos paisajes e incluso a saludar a unos niños que cuidaban de unos cuantos búfalos.

32

33

34

35

Y así hemos llegado de nuevo a Sapa donde hemos comido alguna cosa y, por supuesto, bebido una buena y fresca cerveza del terreno :))

36

Ya solo nos quedaba recoger los trastos, dar el último vistazo a nuestra habitación en la terraza del Hotel Grand View… y hacia el tren. Mañana llegaremos de nuevo a Hanoi sobre las 6 de la mañana y nos tomaremos el día de relax, ya que pasado nos dirigimos hacía nuestro más ansiado objetivo: Halong Bay!! :))

37

38

40

Read Full Post »

Nos despertamos bien descansaditos en el hotel Grand View de Sapa que, haciendo honor a su nombre, tiene unas vistas realmente espectaculares de todo el valle. Además nuestra habitación esta en el ático y tiene una terraza chulísima, con lo que saliendo unos pasitos de la habitación, la sensación ha sido muy especial…

28Una vez desayunados el plan estaba claro. Un sencillo trekking hacía una aldea cercana, Cat Cat, realizando un escarpado y precioso descenso. El tiempo aquí es una maravilla, estaremos a unos 20ºC y por la noche incluso hay que tirarse la manta encima… qué contraste con la capital!! Así que salir pronto con el fresquito matutino ha sido una gozada, de hecho Teresa incluso se ha puesto una chaqueta!

1

4Las vistas son maravillosas desde el primer momento, la sensación con las vistas de los arrozales por todos lados es muy especial, y todo esto con las pintorescas mujeres h’mong negras intentado vender artesanía y baratijas a lo largo de todos los caminos…

2

3Es importante saber que para entrar a la zona de las aldeas hay que pagar una entrada… y estas se compran bastante arriba. Lo decimos porque si pasas sin darte cuanta, como nos ha pasado a nosotros, ellos no te avisan, y cuando desciendes más de un kilometro hay una persona que te pide la entrada. Si no la has comprado no te deja pasar y él no te la vende, con lo que tienes que coger un xe om (taxi-moto) y volver a subir para comprar las entradas. A los pardillos de los valencianos (o sea, nosotros) nos ha tocado pagar al xe om para que nos las trajera, así que nos ha salido un poco más cara la entrada. Eso sí, disfrutar de las vistas mientras esperábamos no ha sido ningún problema.

7

6

Una vez pagas la entrada, un bonito camino empedrado te va bajando entre tiendas de h’mongs negros…

8

9

Curiosa es la manera que tiene de machacar el grano… con un artilugio bastante rudimentario en el que un lado de una palanca va acumulando agua hasta que cede por el peso y, al derramarse, el otro lado da un golpe seco que va machacando el grano. Espero haberme explicado bien… 🙂

11

10

Entre unas cosas y otras, el descenso es sencillo y muy agradable…

12

Pero el plato fuerte de la ruta estaba aún por llegar… tras un rato descendiendo se llega a la parte baja donde hay un puente…

13

…para cruzar un río que se une a una preciosa cascada. Una estampa de postal realmente preciosa.

14

17

Allí hemos estado un rato cotilleando aquí y allá, descansando y disfrutando de las bonitas vistas mientras las mujeres h’mong seguían intentando vender alguna baratija de artesanía o alguna bebida..

19

20

21

22

Curiosas son, por ejemplo, estas figuras talladas en raíces de bambú que los artesanos estaban realizando allí mismo ante nosotros…

26

A partir de ahí, hemos seguido un sencillo camino unos quince minutos, entre niños que también querían vender alguna cosa…

25 … o jóvenes que disfrutaban de un divertido baño en el río.

24

AH!! y al fin hemos visto los primeros cerdos vietnamitas del viaje… empezábamos a pensar que, a pesar del nombre no eran de aquí!! jeje

23

Para volver hemos tenido que cruzar otro puente donde niños cat cat jugaban en las alturas. Al otro lado nos esperaban de nuevo los xe om (taxi-moto) para ofrecernos sus servicios de vuelta a Sapa. Ya con cansancio acumulado en las piernas y pensando en una buena ducha no nos lo hemos pensado y por 40.000VND (menos de 2 euros) nos han llevado de vuelta al hotel. 
27

Ducharnos, comer alguna cosa e incluso hacer una pequeña siesta de media horita nos ha dejado como nuevos…

29…y aún por la tarde nos ha dado tiempo a dar una vuelta por el pueblo donde hemos visto una sorprendente iglesia cristiana, un poco del mercado con su apartado de artesanía donde las mujeres trabajaban sin parar, y alguna tienda curiosa…

31

30

32

Sin duda un día bonito y completo que no olvidaremos. Nos ha encantado el buen ambiente, la paz y tranquilidad que se respira en este pueblo de montaña, las maravillosas vistas… sin duda un acierto habernos acercado hasta aquí, ya casi tocando con territorio chino. Y mañana más… :))

Read Full Post »

Después de lo viajado en estos días, nos hemos tomado la visita a Sifnos como el colofón final, en una islita pequeña, tranquila y bonita… El alojamiento lo teníamos en Kamares, la zona del puerto y un buen punto de partida para explorar la isla.

Decidimos alquilar una moto y así tener libertad de movimientos, ya que los autobuses pasan cada hora… y sin duda fue la mejor opción.

El plan de estos dos días ha sido claro, un poco de paseo matutino tras desayunar por algún pueblo primero, ir a una playita bonita después, descansar un poco cuando el calor más aprieta y por la tarde otra vueltecita…

La capital, que está en el centro de la isla es Apollonia, con unas preciosísimas calles blancas y azules, y bonitas iglesias…

De las calitas que hay por la isla elegimos una muy bonita, Faros, con un pequeño pueblecito donde tomamos una buenísima ensalada griega y nos vimos tentados por el pulpo…

La verdad es que hemos disfrutado los dos días con la moto, explorando muchos de los rincones de la isla…

Pero sin duda, lo que más nos gustó fue el pueblecito de Kastro, en una colina al lado del mar con vistas a las islas vecinas…

Desde lo alto del pueblo, se ve una pequeña iglesia metida en el mar que, sin duda, llama mucho la atención y es muy fotogénica…

Y con unas callejuelas blancas, preciosas y tranquilas… sin duda un paraíso para pasear.

En fin… este ha sido el plan de estos dos días. Si se busca fiesta nocturno esta no es la isla ideal… pero si lo que se busca es una isla tranquila, con pueblecitos blancos y azules de calles pintorescas y preciosas, con playitas bonitas y donde se pueden comer platos tradicionales griegos a muy buen precio, sin duda es una gran elección.

Nosotros lo hemos disfrutado. Pero todo llega a su fin y mañana ya cogemos el ferry dirección Atenas. Allí pasaremos una noche y directos al aeropuerto.

El viajecito se nos acaba…

Read Full Post »

Madrugamos un poco para coger el tren directo (8:27h) dirección Kalambaka, pueblo a los pies de nuestro gran objetivo: Meteora. El viaje no se hizo muy pesado, a pesar de ser 5 horas el tren es cómodo, así que llegamos sin problemas pero con tooodo el calor del mediodía.

Kalambaka es uno de los dos pueblos que está a los pies de las montañas de Meteora y, aunque la estación esta a 10-15 min del centro, al ser en subida y con el horrible calor que hacía se nos hizo un poco pesado llegar al hotel.

Comer, ducha y relax fue lo siguiente, ya con vistas de las enormes y extrañas montañas e incluso viendo uno de los monasterios desde el hotel…

El plan sugerido para visitar los monasterios es sencillo, coger el único bus público que sale hacía el monasterio más grande y que está más en alto, el Moni Megalou Meteorou, te deja y después tu ya vas bajando y parando en los siguientes dos o tres que encuentras, más o menos, en el camino… unos 10km hasta volver a Kalambaka. El problema es el calor… estos días estamos llegando a los 40º!!!! Así que pensamos en una alternativa… alquilar una moto!! Y qué bien nos ha salido!!! La cogimos ayer por la tarde y así la tuvimos unas horas ayer y todo el día de hoy.

Así que sin más arrancamos “la tartana” que en subida no pasaba de 20km/h y en bajada iba “como loca”… a 45km/h!!  Dos kilómetros de Kalambaka a Kastraki, el pueblo de al lado y después unos pocos de subida nos mostraron el porqué de nuestra visita aquí…

Y después de ver el atardecer nos volvimos para cenar algo. La cena muy buena y el postre espectacular, pedir el ansiado yogur griego con miel, vamos, que Teresa nada más probarlo se quedó esperando que se le apareciera “el yogurazo”…

 El plan de hoy, dedicar todo el día a recorrer la zona con “la tartana”. Antes de las 9 arrancábamos directos hacia el Gran Monasterio de Meteora, una preciosidad por fuera, construido en la roca más alta del valle y convertido en el más rico y poderoso de todos.

En fin… os podéis imaginar las vistas…

Y bueno, no nos queremos enrollar mucho con historia, pero así por encima decir que los monasterios son más o menos del S.XIV que quedan 6 de 24 que llegaron a ser. Y que lo más increíble es que no se sabe a ciencia cierta como se construyeron, pues la carretera evidentemente es reciente… y los escalones que te llevan hasta ellos son de las décadas de 1920-30…parece ser que se accedía a ellos con escaleras de cuerda!!!! En fin, increíble!!!!

Nosotros fuimos haciendo ruta, viendo los monasterios y disfrutando de las maravillosas vistas durante toda la mañana… eso si, lo de que en los monasterios no le permitieran entrar a Teresa con tirantes vale… pero que tampoco le permitieran entrar con pantalones largos eso si que le provocó cierto rebote…y la verdad es que es para pensarlo…, porque lo incomprensible era que yo iba con pantalones cortos!!! Eso si, en cada uno tienen ropa preparada para que las mujeres que no visten correctamente cumplan con el decoro, se tapen y vistan prendas adecuadas… si es que están en todo!!

 

Hasta que el calor (40ºC) se nos hizo insoportable y bajamos a descansar, para dar otra vuelta por la tarde con nuestra “tartana”, que se portó muy bien.  

Un día maravilloso e inolvidable que siempre recordaremos… y por la noche lo rematamos con una cenita en la buenísima y baratísima Taverna To Paramathi, sin duda la mejor recomendación para comer para quién visite Meteora…

Y con esto acaba nuestra visita a la ansiada Meteora… sin duda a cubierto tooodas nuestras espectativas, es tan precioso como esperábamos o incluso más. La sensación vivida no se puede describir con palabras… las fotos son una mera aproximación…

Mañana salimos de buena mañana, a las 5’40h sale el tren hacia Atenas así que nos espera un día duro y agotador…

Read Full Post »

Tras el primer día en Kuta que pasamos prácticamente durmiendo, en el segundo nuestra mente estaba en el relax y zanganeo final… pero nos quedaba pendiente una visita: Ulu Watu. Hemos desayunado tranquilamente en un lugar donde hemos encontrado, emocionados, sándwich de nutella, mientras Teresa monopolizaba, como taantas veces, las nuevas tecnologías. : ))

 

 

 

 

 

 

 

 

Yo, mientras, viajaba con Javier Reverte y su “Corazón de Ulises” por tierras griegas mientras esperaba el cambio de papeles y pensaba que quizás era un buen día para hacer una última escapada…

Tras todas nuestras actualizaciones cibernéticas del día salíamos hablando de coger una moto y hacer nuestra última escapada. Primero a la bonita y tranquila playa de Lembongan y después de comer ir a ver el atardecer a Ulu Watu. Así que no nos lo hemos pensado, y tras ver dos motos lamentables que nos hemos negado a llevarnos por miedo a tener que traerla a la espalda… o algo peor, hemos cogido la tercera, la mejor de las lamentables que hemos visto.

El camino a la playita paradisíaca de arena blanca que ponía la guía ha sido sencillo, así que hemos dejado la moto y a buscar una tumbona.

 

 

 

 

 

 

 

No podemos decir que hayamos tardado en encontrarla, así que en pocos minutos Teresa estaba dándose su baño de sol reglamentario y soportaba el intenso calor con un refresco mientras yo buscaba desesperado la sombra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Así, entre refrescos y tumbona hemos disfrutado de la playita antes de dar un paseo donde he lucido el “moreno camionero” que duramente me trabajo huyendo del sol, y gracias al cual no me he pelado… no como otras…ejem… 😉

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero el verdadero objetivo de la escapada estaba por llegar, así que después de dar un bocado hemos arrancado nuestra “tartana” y no hemos tardado mucho en llegar al Templo Ulu Watu. Quedándonos sencillamente impresionados de las bellísimas vistas…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además, como todo templo que se precie, los monos no podían faltar, así que había montones de ellos pululando por todos lados, buscando turistas que les dieran comida o intentando robar cualquier cosa que les llamara la atención como botellas de agua, gafas de sol o incluso pendientes… y hemos visto todos estos casos.

 

 

 

 

 

 

 

No hemos podido evitar las fotitos de rigor paseando de aquí para allá, disfrutando de todos los ángulos y de la sensación de inmensidad del mar con los acantilados a escasos metros de nosotros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al final nos hemos sentado respirando la brisa marina y hemos visto cómo el sol iba desapareciendo poco a poco y los colores del cielo iban cogiendo diferentes tonos amarillentos, una postal romántica preciosa en nuestra última escapada en Indonesia…

 

 

 

 

 

 

 

Pero como el día no acaba con el atardecer, había que poner un gran colofón a esta jornada. Y qué mejor colofón que una cenita… ¿a que no sabeis dónde?

¡Exacto!

En nuestro particular sushi de Kuta a precio ganga…

y si alguna vez queréis hacernos un buen regalo no dudéis en invertir en un criadero de pez-mantequilla para nosotros.

¡Os estaremos eternamente agradecidos!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y mañana último día en Indonesia… esto se acaba.

Read Full Post »

Antes de empezar con nuestra excursión de hoy, queremos hacer una pequeña reseña sobre Kuta. En los dos días que llevamos  habíamos visto playita, calles estrechas con tiendas a ambos lados y mucho tráfico de motos, baretos con música en directo… Un ambiente majo que no se correspondía con lo que se dice de Bali… Pero ayer por la noche se nos hizo tarde para cenar y al buscar restaurante dimos de lleno con la zona de marcha. Para Teresa fue un shock: tantas luces, músicas a la vez, gente por todas partes, tráfico sin freno… ruido, ruido y más ruido! Y no eran ni las 11 de la noche! Podríamos decir que nos pusimos a bailar como locos en medio de la calle, pero sería difícil que nos creyerais, así que diremos la verdad. Nos giramos y buscamos un lugar donde comer algo un poco más alejado. Yo aún tengo la esperanza de convencer a Teresa para que ir a bailar algún día, al menos una horita. Por ver el ambiente.

Dicho esto, el caso es que esta mañana nos hemos levantado decididos a alquilar una moto y visitar un templo. Tras el desayuno de rigor y con los horribles cascos puestos, en poco rato nos dirigíamos al templo de Tanah lot, uno de los más visitados y fotografiados de Bali, también uno de los más importantes y venerados.

Por desgracia pocos kilómetros no significan poco tiempo, y sin darnos cuenta nos hemos metido en un horrible tráfico que ha durado casi todo el camino. Era de unos veinte kilómetros… con lo que nos ha costado llegar más de una hora y media. Para colmo nos hemos perdido un par de veces y lo hemos rematado saltándonos un alto de la policía (porque no nos hemos dado cuenta), con lo que “un hombre de la ley” ha salido con una vespino detrás de nosotros. Nos ha parado pocos metros más adelante y nos ha intentado hacer la de “sois turistas y voy a sacaros pasta porque no tenéis los papeles”. Con la excusa de saltarnos un semáforo (que también era mentira) nos ha llevado frente a su jefe y cuál ha sido su asombro al ver que teníamos el carnet de conducción internacional en regla. Se han quedado sin saber qué decir y a los cinco minutos nos han dicho que nos fuéramos yendo con cuidado y recordándonos que en el semáforo rojo debemos parar. ¡¡¡Vaya tela, con lo que se ve en las calles por aquí!!! Para quien piense que íbamos haciendo el loco, decir que las carreteras aquí son un verdadero caos: centenares de motos metiéndose por todos los recovecos para adelantar por izquierda, derecha, contra dirección… Y nosotros íbamos tranquilamente detrás de los coche para no meternos en líos.

Después de este pequeño incidente y del susto que se ha llevado Teresa, que ya nos veía siendo deportados como criminales (no veas cómo le sudaban las manos…), hemos seguido camino hasta el templo.

Tanah lot es una verdadera maravilla, pues está situado en un pedrusco casi dentro del agua. Nos ha sorprendido muy gratamente y hemos estado paseando por sus alrededores durante un buen rato, disfrutando además de la brisa marina.


Nos ha gustado tanto que hemos decidido comer por la zona y después alejarnos un poco por la costa para ver el templo con perspectiva. Una auténtica delicia ver tanto el templo como la abrupta costa.

Hemos aprovechado también para hacer alguna pequeña compra, y con la práctica que nos da la experiencia hemos regateado y regateado y regateado más… hasta conseguir un buen precio.

Estamos perfeccionando mucho esta técnica, aunque Teresa no acaba de entender que David les ponga cara de enfadado en algunos momentos, les haga una broma en otros y ofrezca una décima parte de lo que le piden inicialmente.

Nuestra estancia aquí está siendo muy grata. Vamos, que estamos disfrutando como enanos. Pero va siendo hora de movernos, pues como nos descuidemos nos quedamos aquí lo que nos queda de mes.

Así que nada más volver, y después de un baño en la piscina, hemos decidido que mañana nos vamos a las islas Gili. Unas pequeñas islas donde no circulan vehículos a motor, al parecer paradisíacas, en las que estaremos tres días rodeados de aguas cristalinas y playas blancas. En fin… os seguiremos contando lo duro que está siendo nuestro viaje… 😉

 

 

Mientras tanto, y para despedirnos de Kuta, nos hemos dado otro homenaje de sushi… pues, como se dice en Valencia “lo que va davant, va davant”.

Read Full Post »

Nos levantamos el Yogyakarta con la intención de seguir nuestro camino. Destino: Borobudur. Cogimos un autobús urbano y fue curioso comprobar el ordenado servicio: un empleado para dirigir la entrada al bus y otro la salida de los autobuses. En la estación de trenes y con la ayuda de un joven indonesio llegamos al autobús que nos llevaría Borobudur. Primer conflicto: los encargados del autobús nos cobran un precio diferente a los indonesios, con lo que David se enciende como una llama y pidió explicaciones. Ellos se pusieron chulitos, y muy amablemente nos invitaron a coger el siguiente autobús si no estábamos de acuerdo. Ante mi incomodidad (la pelea era por 0,50 céntimos de euro…), David lo dejó correr. El viaje, aunque solo duraba una hora, se hizo entretenido, pues un joven de Banda Aceh nos dio palique.

La salida de la ciudad nos ofreció paisajes verdes llenos de palmeras y frondosa vegetación. Y así llegamos a Borobudur. Después del ataque habitual de los taxistas a la llegada del autobús, fuimos andando e ignorándoles hasta llegar al hotel previsto. Es una preciosidad hecho casi todo de bambú, con un bonito jardín.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estábamos cansados, así que la tarde la dedicamos a pasear por el pequeño pueblo, que no tiene mucho interés como tal, y nos acercamos a la entrada del templo donde compramos algunos souvenires y David dio el show del regateo. Yo no acabo de adaptarme a esto de pactar de los precios… menos mal que David me consigue gangas!

Tras mucho discutir, algunas risas y algunos ademanes exagerados dando a entender que están locos con lo que piden.

Hoy, bien descansados ya que nos acostamos pronto, hemos tenido un día fantástico. Hemos empezado la mañana con nuestro habitual desayuno, con zumo incorporado, y nos hemos dirigido a visitar del templo de Borobudur. Hemos tenido la suerte de que había muy poca gente: por un lado, la causa puede ser que hoy comienza el ramadán pero, además, no estamos viendo demasiados turistas extranjeros. O están en la playa o es que la crisis también se nota aquí.

El templo quita el aliento. Está formado por una única estupa simétrica, una de las más grandes del mundo, pero sin lugar a dudas, suficiente para dejarte boquiabierto e impresionado. Envuelve completamente una colina y muestra su grandeza desde una larga distancia. El templo tiene 6 niveles, con un montón de espectaculares paneles tallados sobre la piedra, por un lado de temática budista y por otro de aspectos de la vida en java de hace mil años. Y, además, está lleno de bellas figuras de buda. Vamos, una pasada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hemos tenido suerte de que día, hasta este momento, ha sido nubladillo. Pero a partir de nuestra salida del templo el sol ya picaba. Hemos ido a informarnos sobre el precio del alquiler de motos y después de conversar con el vendedor, que nos ha enumerado una docena de celebridades españolas (solo le ha faltado nombrar a Belén Esteban de lo puesto que estaba…), hemos decidido alquiler una moto para pasar la tarde.

Tras comer algo, nuestro destino ha sido explorar los alrededores llegando a una zona de arrozales. La experiencia ha sido preciosa. Se nos ha pasado la tarde sin darnos cuenta viendo campos verdes dignos todos ellos de una postal. Hemos hecho alguna foto y hemos visto el atardecer en esos campos. Una tarde fantástica de paseo y relax.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antes de acabar, hacer una mención especial a las nuevas amistades de Teresa en zonas rurales. A mediodía, ha sido espectacular el chillido que ha pegado al ver una grandísima lagartija de no más de ¡¡¡5 cm.!!! Dentro de la habitación. De hecho, me obliga a inspeccionar cada rincón antes de acercarse ella. Aunque he de reconocer que ve diferente a los “largartos juanchos” de pensar que se comen los posibles insectos que aparezcan.

Eso sí, miedo me da como vea una rata callejera o similares, que seguro las hay por estos lares. Quizás oigáis el chillido desde España.

Por todo lo demás, como ya sabéis, súper bien.

Read Full Post »