Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Rumania’

A casi un mes de nuestro paso por Rumanía, Estambul y Grecia toca hacer balance… Desde la perspectiva que otorga el paso del tiempo el mes que pasamos por aquellos lugares permanece en mi memoria con todo el cariño.

Rumanía puede que sea sin duda lo que más nos ha sorprendido. Aunque nos cueste admitirlo, algo de los muchos prejuicios que nos atacan sobre este país y sus gentes había calado en mí. Dicen que viajar te ayuda a abrir la mente y te quita prejuicios, y aunque me avergüence un poco reconocerlo visitar Rumanía ha servido para romper con esto. El país es una auténtica pasada: te sientes en Europa pero al mismo tiempo conserva su esencia, como si retrocedieras a años atrás. El norte rural contrasta con el centro sur moderno. La gente con la que nos hemos encontrado ha sido amabilísima, muy acogedora y desinteresada. Y qué decir de la comida, algo a lo que tanto valor le damos nosotros… 😉

Respecto a Estambul poco hay que decir que no hayamos escuchado ya cientos de veces. Bonita hasta en sus rincones más remotos, sobrecogedora… quizás sea de esos lugares donde te sientes más pequeña e insignificante, siempre en el buen sentido. Ciudad de visita obligada, también es cierto que puede llegar a cansar su ritmo frenético quizás más cansino en los meses de julio y agosto. Aunque el calor apriete y los turcos pequen de insistentes Estambul es, seguro, uno de los lugares más bellos del mundo.

Y Grecia, aunque solo siete días, también nos dejó su huella. Atenas me pareció una ciudad bonita, aunque la mayoría de la gente me diga lo contrario. Quizás haya que dedicarle justo el tiempo que se merece y no más para así quedarte solo lo más destacado (y no nada más). Faltan calificativos para hablar de Meteora, de sus paisajes, de sus vistas, de la sensación de encontrarte rodeada de esas montañas con sus templos. La isla de Sifnos puso el broche final a un mes sin parar. Huyendo del turismo más molesto fuimos a parar a esta pequeña isla de las Cíclades de la que aprovechamos su tranquilidad y su gastronomía para descansar los últimos días del viaje. Y pudimos comprobar cómo los lugares idílicos de los anuncios sobre las islas griegas existen de verdad !

Un viaje más, muchas fotos y muchísimos recuerdos quedan registrados en nuestra mente, en nuestras retinas. Vienen nuevos retos que superar con una gran sonrisa y con la ilusión de descubrir nuevos lugares, siempre cámara en mano. Una vez más ha sido una bonita experiencia plasmar en este blog un nuevo viaje. Una vez más he tenido el mejor compañero de viaje, de mi vida, y soy feliz solo de pensar que nos quedan muchíiiiisimos más. Con cada nueva entrada vamos poniéndoos cara a much@s de l@s que nos seguís en siguiendoaulises, algun@s me seguís sorprendiendo con vuestra curiosidad y vuestros comentarios. Una vez más, millones de gracias y hasta la próxima! : )

Teresa

El verano toca a su fin y es momento de cerrar este último viajecito reflexionando un poco…  Estuvimos todo el mes sin parar, quizás con un planteamiento un pelín ajustado que, sin darnos cuenta, nos forzó a no darnos algún día de descanso en este julio tan caluroso… tomamos nota para siempre mejorar en próximos proyectos. El caso es que Rumanía nos ha dado mucho más de lo que esperábamos. Como bien dice Teresa, viajar es la mejor manera de superar prejuicios infundados, y me he dado cuenta, con tristeza, que esos prejuicios calan y calan sin darnos cuenta, de tal manera que aún llevando años viajando, no estoy libre de esas “injusticias”. Bueno es darse cuenta y tratar de mejorar día a día.

El caso es que la zona rural de Maramures, las maravillosas iglesias pintadas de Bucovina, los castillos y ciudades medievales de Transilvania… una muy buena gastronomia y unas gentes cálidas, amables y acogedoras con los visitantes ns han dado la mejor de las imágenes de las tierras rumanas.

De Estambul uno solo puede decir una cosa… que volverá!! Maravillosa a la vez que agotadora tiene tantas cosas preciosas que siempre te sorprende. Eso sí, preparados para sus “pesados negociantes”, que ven en el turista su sustento diario y se hacen un poco cansinos.

Y por fin cumplí mi sueño de visitar METEORA!!! Mis expectativas eran tan altas que tenía miedo de que me defraudara, pero por suerte fue taaan maravilloso como esperaba.  La sensación disfrutando de un atardecer tranquilamente sentado en una de esas formaciones rocosas mirando los monasterios es algo que no se olvida nunca, y estoy muy feliz de haber podido vivirlo con la mejor de las compañias, complemento perfecto de mi pasión viajera que esta vez se ha decidido a mandar en las tareas de gestión del viaje…se me empieza a subir a las barbas!!jeje

Por último, finalizar en Sifnos, una pequeña isla poco turística, fue la mejor de las opciones. Relax, playas muy bonitas, pueblecitos preciosos y comida fantástica y barata!!! Vamos, un lujo!!

Un viajecito completo del que hemos acabado muy contentos. Ahora es tiempo de ir pensando en nuevos proyectos y acoplándonos a la cada vez más dificil situación que nos rodea con esta crisis que no muestra su fin y estos políticos que parece que se empeñan en ponérnoslo todo cada vez más complicado con su incompetencia.

Veremos cómo se desarrollan los acontecimientos pero nosotros seguiremos con nuestra ilusión por viajar, seguir descubriendo nuevos lugares y aprender de los lugares y las gentes que nos vamos encontramos…  : ))

David

Anuncios

Read Full Post »

Este breve post es para explicar como ir de Bucarest a Estambul, por si le interesa a alguien… los billetes los compramos un día antes en la “Gara de nord”. No llegó a 50euros/p por un billete de 2ªclase, sin aire y con 4 literas convertibles a 6. Pero como el viaje que nos esperaba era largo, decidimos pagar 15e más por persona en el mismo tren para ir a 1ªclase (compartimento espectacular con cojines, sábanas, aire acondicionado y una pila para lavarse). Fueron 9 horas de lujo, desde las 13h hasta las 22h, que se nos pasaron volando con un par de controles de policía búlgara sin nada raro.Leyendo, viendo pelis en el ordenador, durmiendo…

Por cierto, los paisajes de Bulgaria preciosos entre bosques y montañas…

Pero a partir de las 22h se hizo más pesado. Llegó el primer transbordo a un bus bastante bueno, pero solo duró una hora hasta que llegamos a Dimitrovgrad, donde cambiamos a otro tren que nos llevaría 3 horas más tarde hasta la frontera con Turquía. Este tren, con asientos de 2ª clase no era lo mismo que el de antes… pero bueno, no se hizo muy largo.

Pasar la frontera nos costó una hora, de 2 a 3 de la mañana con lo que el cansancio empezaba a aparecer un poquito. Pero bueno, pagamos los 15e/p que vale el visado y, ya en tierras turcas, otro bus nos esperaba para llevarnos a Estambul. Decir que esta parte no sigue en tren porque hay unas obras de un tunel o algo así hace algunos años, pero se supone que esto cambiará… cuando se acaben, claro.

Esas horas si que se hicieron pesadas, aunque el bus no estaba mal, la verdad, y por fin llegamos a Estambul alrededor de las 6 de la mañana.

Fuimos al hostel dando un paseito y pudimos echarle el primer ojo a la Mezquita Azul y a Santa Sofía antes de acostarnos, ¡¡que preciosidad!!

La segunda parte del viaje se hizo pesada, la verdad, pero todo estaba dirigido y coordinado por lo que no tuvimos ningún problema.

Ahora… ¡¡¡¡A DISFRUTAR DE ESTAMBUL!!!! (pero primero hay que dormir…)

Read Full Post »

Llegamos a nuestra última parada en Rumania, su capital: Bucarest. Su fama no es de ser una ciudad bonita… la verdad es que no lo es especialmente, pero sí que merece una parada. Nuestra llegada a la estación del norte fue sin problemas.

Hemos tenido suerte de encontrar de nuevo un fantástico alojamiento, el Holiday Hostel. Abierto hace solo 3 meses, todo estaba nuevo e impecable y encima tiene el precio más bajo que hemos pagado en toda Rumanía: vamos, un chollazo.

Lo más interesante de la ciudad gira en torno a su pequeño centro histórico. Con sus calles con preciosos edificios estilo parisino mezclados con algunos medievales y otros, por supuesto, comunistas. Una mezcla curiosa que a veces es de gusto cuestionable.

Nos llamó también la atención una de esas cabinas de teléfono de cuando vivíamos sin móvil… ¡qué tiempos aquellos!

Vlad Tepes también pasó y peleó por aquí e hicimos la foto de rigor.

Como no, hay iglesias para dar y vender. Eso sí, muchas están escondidas entre grandes edificios-bloques comunistas no por casualidad, sino porque fue la política del PC para que la gente fuera dejando de lado la religión.

Sin duda, el edificio más emblemático del presente y pasado comunista de la ciudad es el mastodóntico Parlamento, el segundo edificio administrativo más grande del mundo por detrás del Pentágono. Muestra claramente la megalomanía de Ceaucescu.

Para entrar es casi imprescindible reservar con un día de antelación. La entrada es cara (45RON/p) pero podemos decir que vale la pena. Todo por dentro es lujoso y suntuoso. Mármoles blancos tallados, enormes lámparas araña, alfombras cosidas in situ debido a sus grandes dimensiones… en fin una locura de una mente loca.

Llegamos incluso a salir al balcón desde donde el dictador soñaba dar un discurso que nunca se produjo.

Tuvimos la suerte de hacer un tour gratuito por la ciudad que se ofrece todas las tardes por un grupo de jóvenes Guided Bucarest .  El chico que lo explicaba era majísimo y estuvo mostrándonos los lugares más significativos y explicando un poco de historia durante algo más de 2 horas y media. Sin duda vale mucho la pena y lo recomendamos a todos los que visiten Bucarest. Eso sí, aceptan donativos…y bien que se lo merecen.

En este tour entre muchos lugares visitamos la Plaza de la Revolución, donde Ceaucescu pronunció su tristemente célebre último discurso, desde el balcón del antiguo Comité Central del Partido Comunista… de aquí escapó en helicóptero mientras acribillaban a la muchedumbre el 21 de diciembre de 1989…

El Monumento en Memória del Renacimiento, que parece un donut pinchado en un palo… o la estatua de un hombre, rota y recompuesta, símbolo del resurgir del pueblo tras la dictadura.

…o el precioso Ateneo rumano, salvado de la ruina por las donaciones del propio pueblo rumano.

En fin, un tour muuuy completo y totalmente recomendable. Para acabar no nos queremos olvidar de nombrar la cantidad de bares y restaurantes con encanto que hay en el casco viejo, donde tomar una cervecita o, incluso donde salir de fiesta…

Pero despues de 3 noches aquí hay que seguir viaje así que hoy a las 13h cogemos el tren de Bucarest a Estambul… finalmente hemos decidido no parar en Bulgaria, hay que priorizar.

Veremos cómo va este viajecito de 19 horas…

Read Full Post »

Hoy hemos pasado la mañana disfrutando de la bonita ciudad de Sibiu, que fue Capital Europea de la Cultura en 2007 y que tiene un centro histórico precioso empedrado y peatonal, lleno de cafés y vistas preciosas, formado por 3 plazas enlazadas. La amplia Piata Mare, en el centro de la ciudad amurallada y un punto ideal para recorrer la ciudad, y con su torre del Concejo que la comunica con su hermana menor, la Piata Mica, para nosotros la que más encanto tiene de las tres, la que más nos ha gustado y donde nos hemos tomado las cervecitas. Y la tercera, la Piata Huet, con una iglesia gótica con una torre de 5 puntas preciosa que se divisa desde lejos.

Curiosas son sus ventanas de los tejados en forma de párpado que parece que te estén sonriendo mientras paseas o te tomas algo en una de sus plazas.

La verdad es que nos ha parecido que la ciudad tiene un ambiente especial y muy agradable donde la vida fluye y es una maravilla caminar sin rumbo fijo entre calles plazas y edificios interesantes…

Estábamos tan a gusto aquí, tanto por el pueblo como por el fantástico hostel Felinarul que hemos pensado en quedarnos un día más aquí de relax… lo malo ha sido que justamente estaban todas las camas reservadas, así que no podía ser. El plan pues, tomarnos algo, despedirnos y dirigirnos a Bucarest.

Hemos cogido los trastos y a las 3 de la tarde cogiamos el trenecito a la capital (70RON/p), más caro que el bus, un poco más lento… pero muuucho más cómodo. 

Así que ya estamos en la capital, nuestra última parada en Rumanía.

Read Full Post »

Ayer cogimos un bus en Brasov dirección Sibiu, lo malo fue que tenía que salir a las 11 y no salió hasta las 12…y además aquí tienen la extraña costumbre de no poner el aire acondicionado, con lo que el viaje de 3h y media sin aire y sin ventanas resulto ser como un cocedero. Por lo menos la llegada al hostel fue sencilla, pues está a escasos 300m. El Felinarul Hostel ha sido, posiblemente una de las mejores elecciones hasta el momento (55RON/p) por una cama en habitación compartida y con un buen desayuno ecológico. Además los dueños, un matrimonio rumano-irlandés, es realmente encantador que hace el ambiente muy agradable. Nos tomamos la tarde relajadamente y decidimos alquilar un coche, junto con una chica australiana, un australiano y un mejicano para ir a visitar hoy Sighisoara y alguna pequeña iglesia fortificada muy interesante. De esta manera nos ha salido muy bien de precio.

Así que nos hemos levantado sin prisa y después de desayunar nos hemos puesto en camino. Disfrutando de preciosas vistas de verdes colinas pero con una carretera en obras que nos ha retrasado bastante hemos parado en Copsa Mica, conocida como la ciudad más triste de Rumania donde en tiempos comunistas, las fábricas vomitaban humo todo el año y los niveles de plomo superaron en 1000 los considerados tolerables… Parece que ahora se cumplen las normativas europeas, pero la imagen de la zona es sin duda triste y desoladora.

De allí nos hemos desviado buscando la interesante iglesia fortificada del s.XV de Valea Viilor, rodeada de una gruesa muralla de 1,5metros de grosor y donde hemos subido al campanario, con alguna que otra dificultad, para disfrutar de bonitas vistas.

A partir de aquí hemos decidido no parar más para llegar a comer a la ansiada ciudad de Sighisoara. Allí, una sopa transilvana deliciosa nos ha renovado las energías…

… y sin mucho tardar hemos subido a la ciudadela medieval del S.XIV, Patrimonio Mundial de la UNESCO y una auténtica maravilla con sus torres, sus calles empedradas, su iglesia, su estatua de Vlad Tepes y la casa donde nació, una bonita plaza donde tenían lugar mercados, ferias, ejecuciones, empalamientos o procesos de brujería…vamos, lugar muy interesante.

Ya de vuelta hemos hecho nuestra última parada en la fotogénica iglesia fortificada de Biertan S.XV, preciosa por fuera pero sin demasiado interés por dentro. Sin duda es una parada obligatoria.

No había tiempo para más así que hemos vuelto a hora de cenar y hemos estado bebiendo unas cervecitas y arreglando el mundo con la gente del hostel. Por cierto… hemos probado el típico licor tuica, orujo de más de 50º de alcohol hecho a base de ciruelas (aunque no tiene ningún resto de sabor a fruta). No podemos decir que sea una delicia, pero sus efectos etílicos son intensos.

Read Full Post »

Nos hemos levantado descansados después del duro día de ayer, con tranquilidad, nos hemos preparado un buen desayuno y después nos hemos puesto en marcha. Nuestro objetivo hoy era visitar el popular castillo de Bran primero, que esta a unos 30km de Brasov, y al volver parar a ver la ciudadela fortificada de Rasnov.

Así que hemos ido a la Autogara 1 (estación de autobuses) y por 6 ROM/p llegábamos a Bran en unos 45 minutos.

Una vez allí, y como ya nos había avisado nuestro amigo Carlos, hay una sensación de “turistada” importante, lleno de autobuses y puestos de souvenirs con tonterías relacionadas con Drácula… además de con poco gusto.

El caso es que hemos entrado para verlo por dentro (10ROM/p). La verdad es que no está mal. Se ven las habitaciones y algunos objetos de época interesantes y tiene un patio interior con un pozo muy bonito.

Las vistas desde el castillo eran realmente preciosas…

Pero la razón de nuestra visita era disfrutar de la imagen exterior del castillo entre montañas. Una imagen preciosa que no se ve por la entrada principal… para ello hay que darle la vuelta y alejarse unos 10min por la parte de detrás… nada complicado.

Eso si, vampiros no hemos visto… aunque lo más parecido a ellos ha sido esto…jeje

La relación de este castillo con Vlad Tepes (Drácula) es más bien escasa… parece ser que únicamente pasó por aquí y, como mucho, lo asedió y conquistó sin quedarse prácticamente nada de tiempo… pero, claro está, aprovechan esta relación. De hecho se habla de él como el falso castillo de Drácula. El caso es que se ve muy bonito entre montañas boscosas…

No hemos querido alargar la visita, así que hemos vuelto a subir al bus y nos hemos dirigido a Rasnov (3,5ROM/p), una fortaleza del S.XIII mucho menos turísticas pero, en nuestra opinión de mucho interés. Además las vistas son una pasada. Allí hemos comido por menos de 4 euros cada uno y, con el enorme crepe de chocolate en el cuerpo nos hemos dirigido hacia la ciudadela.

El calorcito ha hecho mella en nosotros, así que a las 6 ya teníamos ganas de una buena ducha… hemos bajado andando en unos 15 minutos y hemos tenido la inmensa suerte de no tener que esperar nada al bus pues un hombre nos ha ofrecido llevarnos por el mismo precio.

Ducha, cerveza, relax y otro paseo por el centro histórico de Brasnov han completado el día…

Read Full Post »

Visitados ya los monasterios, hoy hemos seguido camino dirección a tierras transilvanas. La opción era buena, ya que el bus (60ROM/p) salía a las 8 (las opciones eran a las 8 o a las 6,50h) y llegábamos en 5 horas y media… o eso nos dijeron. Preferiamos hacerlo en tren, pero eran más de 7 horas así que… no era buena idea.

Lo malo es que el bus no se puede decir que fuera de última generación… ni tan siquiera de penúltima. Vamos, que era una tartana sin ventanas y… sin aire acondicionado!! Así que entre eso, los 35ºC del exterior y el retraso de más de una hora… digamos que se nos ha hecho un pelín largo.

El caso es que hemos llegado, que es lo importante, a Brasov, nuestro objetivo para asaltar tierras transilvanas. La ciudad tenía muy buena pinta, situada en la ladera de una bonita montaña boscosa y la elección de hostel esta vez ha sido perfecta, el Kismet Hostel es limpio, cómodo, céntrico, con un personal muy agradable y un precio muy competitivo, así que hemos dado en el clavo.  

Una duchita nos ha dejado como nuevos y como aún no habíamos comido nada nos hemos acercado al Centro histórico. Con unas calles preciosas y con un ambiente de bares y tiendas muy agradable.

Así pues, paseando hemos llegado a la preciosa plaza Sfatului, el centro neurálgico y una auténtica preciosidad muy animada.

También hemos echado un vistazo a la gran Iglesia Negra, que es muy bonita por fuera pero poco tiene que ver por dentro y ya hemos empezado a notar el cansancio acumulado del día, así que hemos ido a comprar algo de comida y hemos estado dudando entre comprar o no una “bolsita” de gusanitos rumana, de las que todo el mundo come por aquí.

Y hemos tenido tiempo, además, de ver un osezno, animal típico de esta zona… de hecho todos los años hay ataques de estos animales con consecuencias dramáticas. Por suerte este no era peligroso…

Y poco más que contar hoy, mañana haremos la visita a algún bonito castillo transilvano relacionado con Drácula y os seguiremos informando…

Read Full Post »

Older Posts »