Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘mochileros’

Visitados ya los monasterios, hoy hemos seguido camino dirección a tierras transilvanas. La opción era buena, ya que el bus (60ROM/p) salía a las 8 (las opciones eran a las 8 o a las 6,50h) y llegábamos en 5 horas y media… o eso nos dijeron. Preferiamos hacerlo en tren, pero eran más de 7 horas así que… no era buena idea.

Lo malo es que el bus no se puede decir que fuera de última generación… ni tan siquiera de penúltima. Vamos, que era una tartana sin ventanas y… sin aire acondicionado!! Así que entre eso, los 35ºC del exterior y el retraso de más de una hora… digamos que se nos ha hecho un pelín largo.

El caso es que hemos llegado, que es lo importante, a Brasov, nuestro objetivo para asaltar tierras transilvanas. La ciudad tenía muy buena pinta, situada en la ladera de una bonita montaña boscosa y la elección de hostel esta vez ha sido perfecta, el Kismet Hostel es limpio, cómodo, céntrico, con un personal muy agradable y un precio muy competitivo, así que hemos dado en el clavo.  

Una duchita nos ha dejado como nuevos y como aún no habíamos comido nada nos hemos acercado al Centro histórico. Con unas calles preciosas y con un ambiente de bares y tiendas muy agradable.

Así pues, paseando hemos llegado a la preciosa plaza Sfatului, el centro neurálgico y una auténtica preciosidad muy animada.

También hemos echado un vistazo a la gran Iglesia Negra, que es muy bonita por fuera pero poco tiene que ver por dentro y ya hemos empezado a notar el cansancio acumulado del día, así que hemos ido a comprar algo de comida y hemos estado dudando entre comprar o no una “bolsita” de gusanitos rumana, de las que todo el mundo come por aquí.

Y hemos tenido tiempo, además, de ver un osezno, animal típico de esta zona… de hecho todos los años hay ataques de estos animales con consecuencias dramáticas. Por suerte este no era peligroso…

Y poco más que contar hoy, mañana haremos la visita a algún bonito castillo transilvano relacionado con Drácula y os seguiremos informando…

Read Full Post »

Ayer fue un día de viaje, tardamos 3horas de bus bueno, con air-con,de Cluj a Baia Mare (24RON/p) donde comimos en la plaza del pueblo. A penas estuvimos un par de horas pero suficiente para ver alguna cosita…

Y después una horita y media más de allí hasta Sighetu Marmatiei (12RON/p) en un taxi colectivo donde íbamos un pelín “apretujaos”. Conseguimos el objetivo de llegar y dimos la vuelta de rigor por el pueblo hasta la hora de cenar. Como calló el diluvio universal y hacía fresco nos pedimos unas sopitas típicas (ciorba)…y nos pusieron UNOS POZALES!! Buenísimas, con una crema agria que es costumbre echarle y una guindilla enorme que la gente de aquí moja en la sopa y se la come a grandes bocados… Yo (David) queriendo sentirme integrado en el lugar que visito, cuando llevaba media sopa no dudé en mojar la guindilla… pegarle un bocado y… y… en fin, eso no tiene nombre, me ardía la boca… sin duda el sabor me cambió, es una experiencia, y la sopa estaba buenísima.

Hoy el plan era descubrir la región y para ello hemos alquilado un coche (20e por 12horas). Si queréis visitar la zona es indispensable hacerlo así, pues en transporte público necesitaríais casi una semana para hacer lo mismo.

Una vez motorizados nos hemos dirigido a uno de los grandes objetivos de la zona: Sapanta y su sorprendente cementerio alegre.

La historia es, básicamente, un artista local que decidió allá por 1935 hacer su propia versión de las cruces de los fallecidos, dándoles un precioso color azul esperanza y esculpiendo algo significativo de la vida del difunto, además de escribir un poema corto escrito en primera persona y en tono irónico. El resultado es una explosión de color y buen rollo que rompe con la tradición oscura de los cementerios. A nosotros nos ha encantado…

Además Sapanta tiene la iglesia de madera más alta de Europa (75 metros) así que también le hemos dado un vistazo…

La ruta ha continuado yendo hacia Barsana para ver su famoso monasterio ortodoxo, el último construido en la región antes de la conversión de su dirigente ortodoxo al catolicismo en 1711. En fin, lo que está claro es que ha quedado un monasterio precioso lleno de flores de colores y donde se respira una gran tranquilidad. Además, las pinturas de las paredes internas de la iglesia y los techos son increíblemente hermosas.

Y la parte final de la ruta ha sido recorrer carreteras secundarias para acercarnos a diferentes pueblecitos (comunas) del valle del Mara como Budesti o Desesti,donde hemos encontrado gentes muy amables, a ver bonitas iglesias de madera con frescos en el interior que quitan el hipo. Es importante señalar que hay que buscar en los pueblos al responsable de la llave para que os abran las iglesias. Las verdaderas joyas se encuentran en el interior con increíbles frescos sobre la vida de Jesucristo y diferentes santos.

Bueno, y por supuesto para disfrutar de los bellísimos paisajes naturales típicos de Maramures llenos de montañitas de heno. De hecho, incluso nos hemos parado a hablar con unas personas que estaban trabajando en uno, construyéndolo, y aprovechar para hacer unas fotitos.

Con esto nos ha quedado un día fantástico en el que no hemos parado ni un minuto. La verdad es que ha quedado un post un “pelín” religioso para venir de quienes viene… pero el saber y la cultura no ocupan lugar, y ha sido una gozada poder descubrir todo esto. Y ahora ya a pensar en mañana que partimos hacia otros lugares…seguiremos informando.

Read Full Post »