Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Parlamento’

Empiezo el tercer día sin tener un objetivo muy claro… así que me dirijo a La Valeta para desayunar, y una vez allí decido si me quedo o cojo un bus y salgo de la capital. Mi alojamiento está en la tranquila zona de Sliema, a unos 15min de la capital, y al llegar me da muy buena sensación volver a pasear las calles de Valeta. Tomo un café cerca de la Biblioteca Nacional y decido entrar a dar un vistazo…

post3_1

El edificio y su ubicación, una auténtica maravilla, en una plaza encantadora. Por dentro, su único interés es una sala forrada de libros antiguos con mucho encanto cuyo olor te inunda nada más entrar….y al salir, qué mejor que un típico pastizzi maltés, un hojaldre crujiente relleno de queso ricotta (es mi favorito)… o guisantes.

post3_2

Tras el tentempié, he visto que la cola para entrar en la Concatedral de San Juan (S.XVI) era pequeña, así que he decidido aprovechar el momento y colocarme… y menos mal, pues en 5min la cola se ha multiplicado!!! La verdad es que la fachada es muy austera y no da pistas de lo que se encuentra dentro…

post3_3

Además, el precio (10€) es para pensárselo…la verdad es que me ha hecho dudar… pero las buenísimas referencias de su espectacularidad me han decidido… y he acertado!!

post3_4

Además, dentro tiene una joya que vale la visita por ella misma,  La decapitación de San Juan Bautista de Caravaggio.

 caravaggio

A estas alturas ya había decidido quedarme por La Valeta y disfrutar de esta encantadora ciudad otra vez, así que me he acercado al Palacio del Gran Maestre, antigua residencia de los Grandes Maestres de los Caballeros de San Juan. post3_5

Después de comer me he dedicado a pasear un poco…

post3_8

…ya que La Valeta se puede ver en un día… o disfrutarla con un par de días y tranquilidad. Para mí, esta segunda opción es, sin duda, la buena. 🙂

post3_7

 Había un último lugar al que quería entrar, el Museo Nacional de Arqueología, principalmente para ver la joya de la corona, que es la Dama durmiente, un símbolo del arte prehistórico maltés de unos 12cm, hallada en el Hipogeo de Hal Saflieni (lugar de obligada visita pero que esta cerrado por obras n la actualidad… 😦 ), de unos 5000 años de antigüedad. Una preciosidad que sorprende por su cuidada elaboración y belleza.

post3_6

Mi salida de La Valeta ha sido dando una vuelta por la muralla y pasando, como siempre por el moderno e interesante edificio del Parlamento.

post3_9

El día ya pesaba en las piernas, me lo que quería tomar con calma y he vuelto ha estar sin parar… pero aún he querido parar en el bus de vuelta para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad.

post3_10La jornada ha sido completita, pero ver los atardeceres en el mar siempre son preciosos, y teniendo el hostel a escasos 200m, no he podido resistirme a disfrutarlo…

post3_11Mañana el plan es coger un ferry y visitar la isla de Gozo… esperemos que salga un buen día! :))

Anuncios

Read Full Post »

Llegamos a nuestra última parada en Rumania, su capital: Bucarest. Su fama no es de ser una ciudad bonita… la verdad es que no lo es especialmente, pero sí que merece una parada. Nuestra llegada a la estación del norte fue sin problemas.

Hemos tenido suerte de encontrar de nuevo un fantástico alojamiento, el Holiday Hostel. Abierto hace solo 3 meses, todo estaba nuevo e impecable y encima tiene el precio más bajo que hemos pagado en toda Rumanía: vamos, un chollazo.

Lo más interesante de la ciudad gira en torno a su pequeño centro histórico. Con sus calles con preciosos edificios estilo parisino mezclados con algunos medievales y otros, por supuesto, comunistas. Una mezcla curiosa que a veces es de gusto cuestionable.

Nos llamó también la atención una de esas cabinas de teléfono de cuando vivíamos sin móvil… ¡qué tiempos aquellos!

Vlad Tepes también pasó y peleó por aquí e hicimos la foto de rigor.

Como no, hay iglesias para dar y vender. Eso sí, muchas están escondidas entre grandes edificios-bloques comunistas no por casualidad, sino porque fue la política del PC para que la gente fuera dejando de lado la religión.

Sin duda, el edificio más emblemático del presente y pasado comunista de la ciudad es el mastodóntico Parlamento, el segundo edificio administrativo más grande del mundo por detrás del Pentágono. Muestra claramente la megalomanía de Ceaucescu.

Para entrar es casi imprescindible reservar con un día de antelación. La entrada es cara (45RON/p) pero podemos decir que vale la pena. Todo por dentro es lujoso y suntuoso. Mármoles blancos tallados, enormes lámparas araña, alfombras cosidas in situ debido a sus grandes dimensiones… en fin una locura de una mente loca.

Llegamos incluso a salir al balcón desde donde el dictador soñaba dar un discurso que nunca se produjo.

Tuvimos la suerte de hacer un tour gratuito por la ciudad que se ofrece todas las tardes por un grupo de jóvenes Guided Bucarest .  El chico que lo explicaba era majísimo y estuvo mostrándonos los lugares más significativos y explicando un poco de historia durante algo más de 2 horas y media. Sin duda vale mucho la pena y lo recomendamos a todos los que visiten Bucarest. Eso sí, aceptan donativos…y bien que se lo merecen.

En este tour entre muchos lugares visitamos la Plaza de la Revolución, donde Ceaucescu pronunció su tristemente célebre último discurso, desde el balcón del antiguo Comité Central del Partido Comunista… de aquí escapó en helicóptero mientras acribillaban a la muchedumbre el 21 de diciembre de 1989…

El Monumento en Memória del Renacimiento, que parece un donut pinchado en un palo… o la estatua de un hombre, rota y recompuesta, símbolo del resurgir del pueblo tras la dictadura.

…o el precioso Ateneo rumano, salvado de la ruina por las donaciones del propio pueblo rumano.

En fin, un tour muuuy completo y totalmente recomendable. Para acabar no nos queremos olvidar de nombrar la cantidad de bares y restaurantes con encanto que hay en el casco viejo, donde tomar una cervecita o, incluso donde salir de fiesta…

Pero despues de 3 noches aquí hay que seguir viaje así que hoy a las 13h cogemos el tren de Bucarest a Estambul… finalmente hemos decidido no parar en Bulgaria, hay que priorizar.

Veremos cómo va este viajecito de 19 horas…

Read Full Post »

Después de desayunar nos hemos decidido a salir a callejear mucho sin un objetivo demasiado definido. Eso si, en dirección al Danubio.

Nos hemos encontrado las calles bastante vacías, en las que se veían más turistas que otra cosa, debido a que hoy lunes de Pascua es fiesta en todo el país y prácticamente todo estaba cerrado… y aquí incluimos museos, restaurantes, tiendas, bares… casi todo.

Por tanto la sensación ha sido de una ciudad tranquila, claro. El hotel lo tenemos muy bien situado, justo al lado de la Opera, y de allí en apenas 5 minutos ya veíamos la espectacular cúpula de la Basílica de San Esteban.

Hemos decidido entrar y la verdad es que vale la pena, con un interior lleno de dorados muy llamativos. Queríamos subir a la cúpula pero había mucha cola y hemos preferido dejarlo para otro día. Parece que las vistas son espectaculares, así que tenemos intención de hacerlo.

 

De allí, directos en busca del río, donde hemos dado de lleno con el famoso y bonito Puente de las Cadenas, el más antiguo de la ciudad, el cual hemos cruzado con la admiración del primer contacto con el Danubio.

La inmensidad del río, junto con las vistas de las colinas de Buda por un lado, con el castillo y la ciudadela, y el otro con el precioso Parlamento destacando sobre todo lo demás es una postal para saborear tranquilamente, sin prisas. Y eso es lo que hemos hecho. Hemos decidido seguir la orilla del río tranquilamente, disfrutando del paseo y de las vistas hasta el siguiente puente. El día, fresquito pero soleado, desde luego ha acompañado, así que sin darnos cuenta llevabamos ya horas andando.

Lo malo ha sido para comer, no hemos encontrado casi nada abierto, así que hemos matado el hambre con cualquier cosa y después nos hemos acercado al Parlamento. Allí, en un parquecito donde la gente disfrutaba del solecito, hemos descansado y… ¡casi nos hemos dormido!

Los pies ya se quejaban, pero tras descansar aún hemos tenido fuerzas para seguir callejeando pasando por el monumento al ejército soviético, la estatua de Imre Nagy (primer ministro ejecutado tras el levantamiento de 1956)… y un montos más, pues la ciudad está repleta de monumentos y estatuas conmemorativas.

Se puede decir que no hemos parado de andar. Finalmente hemos hecho un último esfuerzo para llegar al hotel y descansar un poco nuestros doloridos pies. Eso si, de camino hemos encontrado un curioso y gracioso banco-piano en conmemoración a Liszt.

La sensación que nos ha quedado ha sido de una bonita ciudad con mucho encanto, asequible para pasear y perderse, pues tiene muchas cosas pero la mayoría están cerca unas de otras. Veremos mañana, con todo abierto, si esta tranquilidad que hemos respirado deja de ser tal…

Read Full Post »