Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘restaurante’

Hoy hemos decidido coger el coche y hacer una escapadita hacia el País Vasco francés, en concreto la ciudad fortificada de  Bayona y a un pequeño y pintoresco pueblo de interior con ristras de pimientos rojos colgando de las fachadas de sus casas, Espelette.

Hay muchos lugares interesantes entre Donostia y Bayona (a unos 40km). Puedes disfrutar de Hondarribia, San Juan de Luz, Hendaya o Biarritz, pero como estos lugares ya los visitamos en otra ocasión, hemos decidido ir directamente a esta bonita ciudad donde confluyen los ríos Niver y Adour.

bay1El día ha salido soleado y precioso… lo que no sabíamos era que justamente en estos días de Pascua se celebra allí la Feria del Jamón… por lo que nos hemos encontrado la ciudad con ríos de gente inundando todo su casco histórico entre música, fiesta, comida callejera y carpas feriales.

bay2

Aunque la fiesta siempre es agradable, la verdad es que nos ha trastocado un poco los planes, pues no hemos podido visitar la ciudad como nos hubiera gustado. Aún así, nos hemos podido acercar a la Catedral gótica de Santa María, declarada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1998. bay3

En su claustro, de 1240, hemos encontrado el único remanso de paz y tranquilidad de toda la ciudad… 🙂 bay4

No ha sido fácil moverse por la ciudad, así que hemos ido paseando por donde hemos podido, pasando por el Chateau-Neuf, el Chateau-Vieux, y por las fortificaciones…

bay5

Finalmente hemos acabado un poco saturados, así que nos hemos dirigido a nuestro segundo objetivo, un tranquilito, pintoresco y bonito pueblo de interior… a unos 20min en coche, Espelette.

bay6esp

Este pueblo es una auténtica delicia rural con preciosas casas blancas y rojas y que es famoso por el orgullo con el que muestra su producto estrella, el pimiento, el cual lo puedes ver colgando con orgullo de muchas de las fachadas de sus casas para su secado.

bay7esp

El pueblo, aunque concurrido en estas fechas, respira un ambiente sosegado y tranquilo, con tiendas de productos locales y souvenirs que hacen las delicias de los paseantes. Hemos disfrutado mucho y agradecido esta relajada visita después del jaleo de Bayona así que hemos ido con calma.

bay8esp

Tomándonos nuestro tiempo para tomar un cafelito y un dulce… 🙂

bay9esp

Pero hoy teníamos un día completito y nos quedaba un último objetivo, el homenaje culinario del viaje. ¡Una reserva de hace un tiempo en el restaurante de Karlos Arguiñano en Zarautz! Así que hemos cogido el coche y allí que nos hemos dirigido. Hemos llegado al atardecer, así que aún hemos tenido tiempo de pasear un poco por el paseo y ver las enormes olas que hacen de este lugar, uno de los mejores para la práctica del surf.

bay10zar

Pero no veníamos a hacer surf… sino a comer! Y la verdad es que el restaurante nos ha encantado. Sencillez y clásico, pero con unos platos deliciosos a los que no le hemos podido poner ni un pero. Una experiencia para recordar y un trato exquisito que merece ser reconocido, la verdad.

bay11zar

Nosotros hemos tirado por el bacalao al pilpil… un clásico, sí, pero nos apetecía y estaba buenísimo. Los entrantes fantásticos y los postres para llorar!! ¿qué más se puede pedir? ¡Hasta nos dado una piruleta de chocolate blanco con el café! :))

En fin, que mañana más… por hoy ya ha estado bien… :))

 

 

Read Full Post »

Bueno… el día ha amanecido gris… vamos… más que gris, negro. Diluvio que se veía muy bien desde las ventanas del hotel y de su cafetería, donde hemos desayunado tranquilamente. Las perspectivas eran estar todo el día casi encerrados así que nos hemos tomado nuestro tiempo, sin prisas. El caso es que sobre mediodía parecía que la lluvia ya no era muy fuerte, así que hemos decidido ir a comer a un famoso local Ippudo, para probar sus famoso ramen y sus gyozas (¡¡una empanadillas japonesas deliciosas!!). Antes de salir, hemos estado hablando con Maite, una agradable mujer de Barcelona con la que ya coincidimos un poco ayer, y que se ha venido a comer mientras comentábamos nuestras vivencias.

1 Ya hemos probado 3 ramen en este viaje… sí, es sopa de fideos… ¡¡pero una delicia y los tres eran diferentes!!

Ya con el estómago lleno hemos salido y, a pesar de los nubarrones, no llovía mucho, así que hemos aprovechado para acercarnos al Mercado Nishiki, considerado la despensa de Kioto.

2La cantidad de puestos es impresionante, una delicia para los sentidos con sus productos raros, olores, alimentos cocinados, cuchillos…vamos, de todo. ¡¡Y lo curioso es que no había ni una mosca!! Esta primera foto, por ejemplo, son infinidad de apoyaderos para los palillos. ¡Los había de increíbles formas y colores!

3Otras cosas, como esta foto que viene a continuación, no nos preguntéis exactamente qué es… creemos que eran pepinos con una salsa que los recubre… pero vamos, ni idea..

5

¿Y que me decís de esta especie de piruleta de pulpitos rojos rellena de un huevecito?

6

4También había puestos con sus incómodas y duras sandalias de madera… o unas monísimas cajas con motivos japoneses de frutos secos…

7La verdad es que ha sido una gozada. Y claro, no podían faltar las tiendas de cuchillos japoneses… lástima que el precio de los más baratos no bajara de 90€ … y se me fuera de presupuesto, si no me hubiera comprado un par. Espero no arrepentirme cuando haga mis pinitos con el sushi en casa… 😛

8Una vez acabado el mercado se une con unas galerías comerciales, así que hemos seguido paseando y nos hemos encontrado con un bonito templo donde el animal-deidad era un toro…

9 10Por cierto, ya sabemos para qué son los papelitos enganchados que hay en los templos. Resulta que en todos ellos predicen el futuro. Para ello, coges un bote con muchos palos y sacas uno. Cada palito de madera corresponde a un posible futuro (hay un montón en cada bote, no se si 50, 70 o 100..). Parece ser que papelitos a veces son muy duros, así que los que reciben un futuro malo, enrollan el papel y lo cuelgan para que el dios del templo sea condescendiente y se lo arregle… así que, parece que tienen solución…jeje

11Otro “momentazo” de hoy ha sido al entrar en una especie de recreativos donde se ve a los japoneses en su verdadera salsa. ¡Hay que ver como disfrutan! La primera foto es de un curioso mini-estudio donde nos hemos colado y no sabemos muy bien qué hacían dentro. Parecía una especie de maquillaje fotográfico… o quién sabe!

13La tarde ha dado para mucho… y ante la imposibilidad de ponernos un kimono cada uno… Teresa y yo hemos hecho un poco de trampa… eso sí, con abanico y todo!

14Y… aunque no teníamos templos en mente, casi nos hemos chocado con uno con una imagen preciosa. Desde luego ha sido una suerte, casi podemos decir que nos ha encontrado él a nosotros.

15Como podéis ver, la tarde ha dado para bastante. Incluso relacionarnos con unos japoneses con ganas de hablar que han recurrido al “manido” tema del fútbol para comentar nuestras preferencias internacionales. Sí, como casi siempre, se sabían los nombres de jugadores del Barça… Por cierto, esta foto es del río y del impresionante torrente de agua que pasaba. Parece que el tifón ha soltado unos litritos más arriba y debe de ser serio porque hay un paseo por la orilla y estaba prohibido el paso…

16El día ha empezado mal… pero se ha ido arreglando hasta el punto que, al volver al hotel a ducharnos hemos tenido una gran alegría al saber que ¡¡¡una de las mochilas está en Osaka!!! Sí, teníamos un mensaje avisándonos de que la verde, la de David, está ya muuy cerca. Teresa aún tendrá que esperar un poco… Así que esperamos tenerla mañana. Y para celebrarlo, ¡que mejor que un sushi!

18El otro día ya descubrimos esta barra japonesa donde los cocineros te van haciendo el sushi en el momento, con el pescado a la vista. Es una gozada sentarse en la barra e ir pidiendo al gusto, así que eso es lo que hemos hecho. El restaurante, Tsukiji Sushisei.

19Estas son las primeras piezas que hemos tomado… :))

20

Y para acabar, parece que los que estaban sentados a nuestro lado celebraban algo porque han invitado a bebida a todos los cocineros, y cada uno de ellos ha ido a agradecérselo con mil y una reverencias… si es que estos japoneses son “muu educaos”!!!! Por cierto, a nosotros también nos han preguntado que bebida queríamos y nos han invitado, así que hemos hecho un par de reverencias también y unos cinco “thank you”…jeje

Mañana parece que saldrá buen día, así que a ver si podemos hacer todo lo planeado… seguiremos informando.

Read Full Post »

Llegamos ya a la última parada de este bonito viaje por tierras de Vietnam. Nos dejamos un día para hacer unas últimas compras y algún paseo antes de coger el laaargo camino de vuelta, así que fue un día muy tranquilo. A la llegada de Puh Qouc buscamos una última y bonita cena par cerrar el viaje, y esta fue en un lugar muy agradable y recomendable cerca de la Catedral, el Au Parc, aunque renegamos para esta cena de la comida autóctona y nos decidimos por algo mediterráneo. 🙂

0

Como hemos dicho, el último día fue principalmente de compras… y ya que estábamos alojados al lado del bullicioso mercado Ben Thanh fue allí donde miramos y remiramos entre regateos, a veces exitosos… y a veces calamitosos!! :p

Aunque la verdad es que, al ser al final del viaje, ya con las dinámicas aprendidas e interiorizadas, todo fue muy tranquilo y sin agobios.

3

21

4

Así pasamos el día aunque también tuvimos tiempo de disfrutar de algunas bonitas vistas que nos dio la ciudad.

8

O de pasar de nuevo, entre compra y compra, por la puerta del Hotel Continental.

7

9

Por cierto, qué bonitos, variados y llamativos son los carteles que hay relacionados con el país y su historia!

56

Y así fuimos pasando nuestro último día por tierras vietnamitas, mientras iba cayendo el atardecer…

10

…y la noche iluminaba la emblemática Torre Bitexco, el rascacielos más alto de HoChiMinh y el segundo más alto de Vietnam.

11

12

 Así pues llegó la hora de recoger trastos, cargarse a la espalda la mochila por última vez  en este viaje… e ir al aeropuerto.

1314

15

La vuelta, como ya os podéis imaginar, un poco agotadora. Por suerte nuestra escala en Doha (Qatar) era más corta, solo un par de horas, así que ganamos algo respecto de la ida.

16

Ya de vuelta en casa, y aún recuperándonos un poco del jet lag cerramos pues este viajecito de verano que nos ha llevado a recorrer durante 3 semanas las tierras de Vietnam… es hora de descansar un poquito. :))

Read Full Post »