Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘relax’

Me levanto con los típicos nervios del primer día en un lugar nuevo y muchas posibilidades. Me decido por algo aparentemente tranquilo, visitar Marsaxlokk, un pueblo pesquero con unas preciosas y coloridas barcas que llaman mucho la atención. Además hoy es domingo, así que es el día perfecto porque es el día de mercado de pescado. De hecho, ahora no solo es de pescado e incluso se ha visto superado por un mercado de todo tipo de cosas: verduras, ropa, baratijas… Así que cojo el autobús (82) y en casi una hora me planto allí…a pesar de que está a poco más o menos 15km de La Valeta!!!

p2_1

La primera impresión muestra lo que esperaba. Un puerto espectacular y lleno de gente por ser el día de mercado. Eso sí, la mayoría son turistas!!!

p2_2

Nada más llegar me paseo por la orilla, disfrutando de la belleza y alegría que dan las barcas tradicionales, y dejo un poco de lado el mercado, que está justo al lado.

p2_2b

Las barcas están decoradas con los vigilantes “ojos de Osiris” en las proas para ahuyentar a los espíritus malignos.

p2_6

A pesar de la cantidad de gente, es un paseo muy agradable. El puerto es bastante extenso, no es raro que la mayor parte del suministro de pescado de Malta llegue por este puerto.

p2_7

Una vez visto, revisto y disfrutado la parte de las embarcaciones, me he girado a hacerle caso al mercado, que también merece un paseo, aunque solo sea por su gran ambiente.

p2_3

La placita de la iglesia es como el centro del puerto, y a la vez del mercado. Como el punto neurálgico del pueblo.

p2_4

Una vez visto esto, el pueblo no tiene más. Quería comer allí pescado, ya que es un perfecto lugar para hacerlo… pero al parecer cientos de personas han pensado lo mismo que yo, y visto lo complicado que iba a ser sentarme, he decidido comer típica comida de calle para quitarme el hambre y ya está… y de allí a empujarme un poco con los montones de gente que quería coger el bus de vuelta!

Ya en La Valeta (todos los caminos y los autobuses llevan a ella 🙂 ), aún tenía tiempo de un segundo objetivo: ir a las tres ciudades… bueno, en realidad sólo a la más interesante y pintoresca de las tres, a Vittoriosa (conocida también como Birgu, antiguo puerto pesquero donde llegaron los caballeros de San Juan en 1530 y fortificaron antes de establecerse en La Valeta). Un pequeño pueblo en una península, al lado de la capital, que mide escasos 800m de largo por 400m de ancho.

p2_8

Sorprendentemente, al llegar se ha puesto a llover!!! Así que he tenido que guarecerme como he podido en la plaza Misrah ir-Rebha, el centro de Birgu. Cerca esta el Palacio del Inquisidor, así que como llovía, lo he visitado. No tiene mucho interés… quizás la parte interesante es la de las celdas y la sala de tortura. Pero poco más.

Al final ha parado de llover…e incluso a vuelto a salir el sol!

p2_9

Así que he paseado sus encantadoras, pintorescas… y desiertas calles! No sé si es habitual o ha sido por la lluvia, pero la ciudad parecía mía! 🙂

p2_10

En la gran mayoría de las casas, aparecen referencias religiosas…

p2_11

Su perfecta situación, ofrece también vistas preciosas desde la parte de sus murallas.

…y he dicho que estaba casi solo… pero no es del todo cierto. Los gatos campan a sus anchas por Birgu, muchas casas ponen capazos con cojines en sus puertas y zonas para que coman… son los verdaderos reyes de la ciudad!

p2_cats

Para rematar el día podía volver en bus… o coger una barca-taxi (por 2€) que me llevara a La Valeta… y allí coger el bus. Así que no me lo he pensado: a disfrutar de un paseíto en barca!!!!

p2_12

Como volvía a hacer sol, ha sido un paseo muy agradable que me ha llevado a la parte baja de La Valeta. Por suerte hay un ascensor que te sube a los Upper Barrakka Gardens, muy parecidos a los que vi ayer pero incluso con mejores vistas… Allí me he sentado, he disfrutado del paisaje… he hablado con Teresa para ponerla al día de todo… en fin, las cosas que se suelen hacer. :))

p2_13

…y ya totalmente reventado, me he vuelto hacía el hostel. Me quería tomar estos días de relax, pero parece ser que no me se estar quieto, así que mis piernas no paran de quejarse… ahora a descansar y mañana más…

Read Full Post »

Nos hemos levantado con los objetivos del día muy claros: visitar Hillerod primero para ver el famoso castillo de Frederiksborg y después dirigirnos hacia la costa con otro tren para ir al pueblo de Helsingor, la conocida como ciudad de Hamlet, pues Shakespeare se inspiró en su castillo de Kronborg para su famosa obra sobre el príncipe danés.

Hemos vuelto a comprar el billete turístico de 24h (130k) que es la opción más económica teniendo en cuenta lo carísimos que son los billetes sencillos… así que a partir de ahí, el transporte estaba cubierto. En poco más de 45min llegábamos a Hillerod… y en 10 minutitos de paseo ya veíamos el fotogénico castillo en medio del lago…

C1

Por fuera es realmente espectacular, muy fotogénico, y al haber salido un día soleado tan bonito, ha sido como algo perfecto… otra cosa es el interior. A nosotros no nos ha gustado. Recargado y con un estilo clásico que nos decía bien poco, la verdad… pero ya se sabe que sobre gustos…

C3

C2Lo bueno es que al patio se puede acceder sin pagar, con lo que si no se decide entrar puedes ver muchas cosas… Las horas pasan sin darse cuenta, así que no nos hemos querido entretener y hemos vuelto a la estación para coger el tren dirección Helsingor. Hemos tenido que esperar un poco así que hemos dado un bocado, y una vez en el tren, en media hora habíamos llegado.

El castillo se ve casi nada más llegar. Marca el ritmo del lugar, pues la mayoría de la gente que llega va hacía allí, y su ubicación defensiva es una preciosidad, la verdad, en alto y mirando a la costa opuesta, hacía su pueblo hermano en la costa sueca. Curioso es que seguimos con una sensación extraña por el ritmo diferente de la gente aquí… su silencio… su relax… Prueba de ello han sido algunas imágenes que hemos encontrado cercanas al castillo…

C4El famoso Castillo de Hamlet, el Kronborg lot, Patrimonio de la Humanidad, es un enorme armatoste defensivo con cierto encanto, la verdad. A este no se puede acceder si no pagas la entrada (90k p/p). Al entrar… un patio central unas estancias austeras,,, todo lo contrario que el anterior… y lo mejor, un paseíto por las catcumbas del castillo, la zona de prisiones que, la verdad, impresionan un poco. Allí se encuentra la potente escultura del personaje legendario Ogier el danés.

C5Hemos visto los dos castillos en menos tiempo del esperado, así que no había problema para hacer lo tercero, que era pasar del lado danés al sueco, del Helsingor a Helsinborg, con un ferry que hay de a penas 20min. Así que después de disfrutar de las vistas desde el castillo, y de ver el montón de cañones que apuntan hacia el otro lado, nos hemos dirigido al ferry. (59k ida y vuelta).

C6Desde donde se disfruta de bonitas vistas de los los lados… claro.

C7

El ferry va lleno de ciudadanos suecos con montones de alcohol, que pasan al lado danés porque (al parecer) para ellos es más barato. Incluso la mitad del ferry es una tienda para vender, principalmente alcohol!!! Vamos… que es como una especie de Andorra en España…

El caso es que hemos pisado suecia, y nos hemos dado un paseíto interesante, pues el centro está tocando el puerto.

C9Un bonito ayuntamiento de estilo neogótico… la torre que domina la ciudad de 34 metros y más de 600 años de antigüedad… y una zona peatonal con alguna placita chula… suficiente para un rato.


La sensación es que se respiraba un ambiente más alegre y bullicioso que al otro lado… no sabemos si habrá sido casualidad.

C10Pero el día no ha dado para más… hoy estábamos cansados, los dos primeros días a tope nos han pasado factura hoy… pero aún así lo hemos aprovechado y mucho. La vuelta os podéis imaginar… durmiendo en el tren, claro! Y para acabar el día, como no puede ser de otra manera, una Carlsberg bien fresquita!

Mañana cogemos un coche y salimos de Copenhagen dirección Odense, tierra de H.C.Andersen… :))

Read Full Post »

Salímos de Hoi An directos al aeropuerto de Danang, y en a penas una hora ya estábamos esperando uno de los dos vuelos que nos llevaría a la isla de Phu Quoc, pasando por Ho Chi Minh City. Phu Quoc es una isla al sur de la costa de Camboya y que permanece en gran parte virgen y fue convertida en un 70% en parque nacional en 2001. Al ser una isla apartada, boscosa y geográficamente estratégica, los franceses primero y los americanos después la utilizaron como prisión.

De manera práctica, decir que a nuestro entender, el mejor lugar para alojarse es a lo largo de Long Beach, donde están la mayoría de hoteles. Cerca del aeropuerto y de Duong Dong, la principal ciudad de la isla. A partir de ahí te puedes mover por donde quieras a lo largo de la isla.

Nuestro objetivo aquí era claro, tomarnos unos días de relax playero para acabar el viajecito. Así que elegimos unas cabañitas muy aseadas con una buena piscina al lado de la playa…

14

Entre las opciones que puedes encontrar aquí están las del submarinismo, snorkling o el kayak… pero en época de lluvias el más está movido así que optamos en estos días por otras opciones. Sin duda la mejor es alquilar una moto para moverte (otra vez, sí) y explorar la isla buscando playitas desiertas y tranquilas.

9

8

Rincones playeros por descubrir hay muchos, nosotros encontramos, por ejemplo éste…

1

2

Incluso nos encontramos, sin buscarlo, con algunos ejemplares de fauna autóctona.

3Sin duda era una playa muy bonita, lástima que estuviera un poco sucia.

4

5

6

7

Otra de las cosas que hemos hecho estos días ha sido visitar una famosa granja de perlas, pues la isla es conocida por su cultivo. En ella te explican un poco cómo se consiguen y cual es el proceso… y después, claro está, te pasan a la enorme zona de tienda donde pretenden venderte sus bonitas creaciones. Lástima que no tuviéramos espacio en la maleta… 😛

10

11

Como las horas centrales del día eran muy calurosas, no dudamos en relajarnos en la piscina o leyendo tranquilamente.

12

13

Y por la noche podíamos hacer hasta alguna partidita de billar…

29

De Duong Dong podemos destacar que es un pueblo fundamentalmente pesquero, y por tanto la zona más importante es el puerto.

15

16

Al lado de este, se encuentra el Mercado nocturno de Dinh Cao, uno de los lugares más pintorescos de la isla, en el cual a parte de tenderetes de souvenirs, tiene una gran zona donde se muestra la pesca del día y te la hacen ahí mismo a la brasa. Es una gozada ver todo el género expuesto, el ambiente es muy agradable y los precios muy buenos. Sabiendo de nuestra afición a la gastronomía podéis imaginaros cómo lo disfrutamos. De hecho nos gustó tanto que repetimos. 🙂

22

25

23

24

26

27

De entre el turismo que existe en la isla, que aún no es mucho, destaca algunos vietnamitas (excombatientes del vietcong) que, al parecer, vuelven a la isla para ver el lugar donde fueron encarcelados por los norteamericanos.

21

Otra de las bonitas cosas que se pueden hacer en la isla es disfrutar de un precioso atardecer con un coconut entre las manos.

20

18

19

Han sido unos días de descanso antes de volver a Saigón, donde en un día cogeremos el vuelo de vuelta a casa… el viaje toca a su fin.

30

31

Read Full Post »

Ayer llegamos de Meteora realmente cansados, levantarnos a las 5 de la madrugada más las casi 5 horas de tren se nos hicieron duritas… así que dedicamos todo el resto del día a dormir y descansar. Pensamos en hacer algo en Atenas… pero el cuerpo decidió que lo mejor era descansar.

Así pues, hoy hemos vuelto a madrugar, y a las 6 y media cogíamos el metro en dirección al Pireous.

Una vez en el puerto, no nos ha sido difícil llegar al ferry, así que a las 7:25h salíamos en dirección a la islita elegida. Nos hemos decantado por Sifnos, una isla tranquila, poco turística y sin fiesta, pues nuestra intención es descansar en playas bonitas y pasear pueblos pintorescos sin más.

Las 4 horitas de ferry no se nos han hecho pesadas…

…y finalmente hemos avistado la isla, que mide 15km por 7,5km.

Hemos buscado el hotelito, que está a poca distancia del mismo puerto, y nos hemos ido a darnos el primer baño del viaje!!! UFF!!! Qué ganas y qué bien nos ha sentado… eso si, el calor que caía era “pardo”, hoy también estamos a 40ºC!!!!

Comer y descansar era inevitable y necesario, y después de una siestecita en condiciones y con un poquito menos de calor ya hemos podido salir a dar una vueltecita por este bonito pueblo de casas blancas y azules con calles muy pintorescas y tranquilas…

Y entre pasear y bebernos algo se nos ha ido escapando el día y hemos disfrutado de un precioso atardecer.

Mañana ya empezaremos a investigar y descubrir un poco la isla, buscando playas bonitas y algún pueblecito… seguramente la mejor opción será alquilar una moto, mañana veremos si nos vale la pena…

Read Full Post »

La vida en Gili Trawangan es fácil. Es una pequeña isla, aunque sea la más grande del grupo de tres, en la que tooodo el turismo está en un lado, distribuido de norte a sur, en primera linea de playa.

 

Nuestro maravilloso bungalow, a escasos 20 metros de agua, y que da a la calle-paseo principal,está siendo un lugar perfecto para disfrutar de nuestra estancia aquí.

Vamos, que no se puede decir que estemos sufriendo, lo que se dice sufriendo mucho…

 

Ayer el día empezó con un buen desayuno en nuestra terracita-porche. Allí, relajada y sin ningún tipo de pudor o miedo, nos encontramos descansando, a la buena de nuestra vecina felina.

Tras disfrutar, como debe ser en el mes de Ramadán,  del “armonioso canto de nuestro vecino el muezín” (vaya tela lo afónico que está, como el ramadán se alargue mucho no va a poder hablar en un mes…), salimos directos a dar un paseo por la playa.

Nuestro objetivo era claro: pasar el mayor número de horas posibles tumbados a la bartola, dedicándonos a la vida contemplativa, y pusimos todo nuestro empeño en ello. Eso sí, como se nos secaba la garganta por las altas temperaturas, tuvimos que ir refrescándola periódicamente.

Eso si, para no pasarnos todo el día tumbados, de vez en cuando nos acercábamos a la playa a darnos un bañito…

Y en una de esas, Teresa se calentó y disfrutó recibiendo fotos “a lo Ana Obregón”.

 

En fin, un día memorable que rematamos a la hora de cenar acercándonos a una fantástico restaurante de los muchos que ofrecen pescado fresco a la brasa, donde lo dimos todo con media docena de gambas de un palmo (no sabemos cómo pueden crecer gambas tan grandes aquí…), un filete de dos dedos de atún rojo fresquísimo y un maravilloso filete de pez mantequilla con el que casi nos ponemos a llorar.

 

 

 

Esto básicamente fue nuestro día de ayer. Hoy en cambio hemos sacado nuestra vena deportiva y hemos cogido una barquita que durante cinco horas nos ha llevado a hacer snorkling a varios lugares alrededor de las tres islas Gili.

No podemos decir que Teresa se haya  sentido como popularmente se dice… “como pez en el agua”. Su iniciación no ha sido muy sencilla, y tras en primer baño más bien parecía un gato nervioso cuando toca un pequeño charco. En fin, no vamos a exagerar. Pero la verdad es que, de momento, Teresa se ha iniciado en una actividad para ella difícil. No daremos más detalles…

 

 

 

La verdad es que la actividad no ha estado mal. Hemos visto coral, pececillos de varios colores, e incluso alguna tortuga. Pero se nota que es una zona en regeneración desde el tsunami, y aún tiene mucho que mejorar.

 

 

 

 

 

 

 

Una vez hemos vuelto, tras descansar un poquito, hemos paseado por el pequeño pueblo de la isla. La verdad es que es otro mundo. La costa llena de restaurantes y de zonas para turistas, perfectamente cuidadas, y a escasos 100 metros hacia el interior aparecen las calles de un pequeño pueblo de no más de 150 habitantes originarios de aquí, llenos de animales de granja y muy sucias. Son como dos mundos. Eso sí, se ve la alegría de las familias y los niños jugando por las calles.

 

 

Justo antes del atardecer hemos vuelto a la playa para dar nuestro último paseo, pues mañana por la mañana ya partimos.

Y como no podía ser menos, el olor de las barbacoas de pescado fresco nos ha obligado a volver al restaurante Scallywag’s, en el que cenamos anoche.

Hoy hemos decidido comernos un maravilloso pescado rojo de un kilo (se llama red snapper, pero no sabemos cómo se llama en castellano) y las riquísimas gambas gigantes de rigor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hemos cenado a escasos metros del mar, disfrutando de la espectacular luna llena que hoy nos acompañaba. Un bonito detalle para acabar nuestros días en Gili…

Read Full Post »

Y estamos en Gili. Hemos madrugado mucho para salir de Kuta a las 6:30 y entre el camino del taxi y el bote rápido llegábamos a las 11. La verdad es que el viaje ha sido tranquilo y sin darnos cuenta estábamos en una barca verde muy rápida que nos ha dejado en la playa de Gili.

Las Islas Gili son tres, y nosotros hemos decidido ir a la que tiene más ambiente, más movimiento, que es Gili Trawangán. Aunque la verdad es que al llegar tampoco nos ha parecido que estuviera muy masificada.

Encontrar hotel ha sido más fácil de lo que creíamos, de hecho mientras íbamos con las mochilas nos iban ofreciendo habitaciones. Hemos tenido suerte cogiendo un bungalow en primera línea de playa a un buen precio.

Así que contentos y felices hemos dejado los trastos, nos hemos puesto los bañadores y hemos ido a pasear por la playa, una preciosísima playa de arena casi blanca con unos maravillosos tonos azules de agua. Lo que vemos en la tele como playa paradisíaca.

Mientras caminábamos oíamos la llamada del azul turquesa del agua, por lo que no hemos podido esperar a darnos el primer baño.

El agua estaba buenísima y la imagen de reportaje amarillo.

 

Eso sí, mientras yo alargaba el baño Teresa no ha perdido la oportunidad de tomar el sol un ratito.

 

Las referencias que teníamos de estas islas eran contradictorias. Por un lado, había gente que hablaba mal por el turismo y para otros debía ser una parada obligatoria en nuestro viaje. Después de pasar aquí el primer día nosotros nos colocamos en este segundo grupo, ya que aún estamos alucinando con la belleza de la playa a lo que se le une una maravillosa vista en el horizonte de los volcanes de la isla de Lombok.

A veces, huyendo de los lugares turísticos que creemos masificados y sin encanto, nos perdemos maravillas que bien valen la pena visitar… aunque solo sea unos días.

Hemos comido en un bonito restaurante a pie de arena con unas bonitas vistas. Y después hemos buscado una buena sombra para relajarnos y leer un rato.

 

Más tarde hemos visto algunos pececillos con las gafas y el tubo y, ya con la aparición de las primeras sombras y sin que el sol estuviera tan violento, nos hemos bebido el agua de un coco, aunque a Teresa no le ha gustado demasiado. Eso si, en la foto ella está muuuucho más guapa que yo…


Los días aquí se plantean relajados y tranquilos, exceptuando por el horrible cantar afónico y agónico (tienen todo nuestro respeto pero cantan, o mejor dicho, recitan fatal), del muezín de la mezquita de al lado. ¡Qué horror! No queremos ni imaginar cuando mañana prontito, mientras estemos plácidamente dormidos, realice su canto al alba… uuufff…

 

 

Por cierto, en la entrada a nuestro bungalow nos hemos encontrado a un inquilino minino que ha decidido pasar las horas de calor relajadamente a la sombra de nuestro porche…

 

Aquí os dejamos su fotito relajado, aunque no tiene comparación con la preciosa (aunque demoniete…) gatita Li (apreciación de Teresa comparándola con su gata, claro. 😉

Read Full Post »