Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘canales’

Madrugón del bueno es el que nos hemos pegado para estar a las 4 y poco en el aeropuerto de Manises. Agradecimiento especial hay que darle a Teresa, a la que le debo una (encima de no poder venir hace de taxista) y a nuestra madrileña amiga Clara, que como estaba de visita, también se ha venido… El caso es que de Valencia a Zurich, donde hemos estado unas horitas que se nos han hecho un poco largas por el sueño… A1…y de ahí directos a nuestro objetivo: Copenhagen! Del aeropuerto al centro de la ciudad facilísimo, escasos 15 minutos en tren que te dejan en la bonita Estación Central, que está en el centro histórico… y poco más de 200m de nuestro genial albergue, el Urban House. Y cuando digo genial no exagero nada, es una auténtica pasada y a un precio ¡increíblemente competitivo! Sin duda, ha sido una grandísima suerte encontrarlo. A2 Un poco cansados pero con la enormes ganas de ver cosas, hemos comido un poco y directos a andar. Por cierto, la primera cosa que nos ha llamado la atención ha sido el enoooorme número de bicicletas que hay por todos lados ¡muchas más que coches! Ellas son las auténticas reinas de la ciudad, al menos por lo que hemos visto. A3   Edificios preciosos, florecillas… más bicis…las primeras impresiones han sido muy agradables, sin duda. A4 Tocando un lateral de la estación, hemos pasado por el famoso Tivoli, un afamado parque de atracciones por lo antiguo y por lo bonito…  aunque no hemos entrado, se nos queda pendiente, pues tiene ese aire de atracciones antiguas que llama bastante la atención. Pero como había que pagar entrada, hemos preferido seguir callejeando, llegando en pocos minutos a la preciosa plaza del ayuntamiento. A6   Curiosos recuerdos asiáticos me ha traído ver unos carros muy similares a los ricksaw que tanto vimos en Indonesia, Tailandia o India… no esperaba ver algo así aquí, la verdad, pero se ve que los recursos frente al turismo son ilimitados. También me ha gustado ese “feísimo” muñeco vikingo que había por la calle….jeje. A7 Callejear por el centro de Copenhagen es disfrutar de preciosas calles de bonitos edificios, montones de plazas con terrazas, con música jazz… y una tranquilidad bastante asombrosa que llama la atención. Donde no hay música jazz son calles casi silenciosas!! A8   El paseo ha sido muy agradable, sin pensar demasiado qué iglesia o qué edificio veíamos a uno u otro lado… lo que sí que buscábamos era ver alguno de los famosos canales… y, aunque se han hecho de rogar un poquito, los hemos visto, claro. A9 Disfrutando como estábamos, hemos hecho un último esfuerzo porque hemos visto en el mapa que no estaba muy lejos uno de los lugares top de la ciudad, el puerto pesquero de Nyhavn, un maravilloso canal con preciosas casas de colores a los lados y barcos amarrados a ambos lados. Llegar allí te saca una sonrisa al instante, por lo sorprendente y precioso del lugar, aunque lo hayas visto en postal… A10 Como es normal, nos hemos tomado nuestro tiempo para hacer fotitos… A11 La gente llena las terrazas de los lados del canal, se sienta cariñosamente en su orilla a charlar, abrazarse o simplemente a contemplar la belleza del lugar… y todo esto se ameniza aún más con música jazz de fondo. No sé si hay siempre o sólo estos días por haber un importante festival de jazz estos días en la ciudad, pero sin duda puedo decir que es una delicia disfrutar del sonido ambiente de fondo… incluso en los botes que pasean turistas hay bandas de jazz tocando!! A12 No podíamos dejar pasar la ocasión de tomarnos una cervecita con ese ambiente… cervecita que ha sabido a gloria… y ha valido su peso en oro!!! Casi 6 euros el vaso de la autóctona Tuborg…muy buena, sí… pero difícil emborracharse! jeje Esto ha acabado con nuestras últimas reservas de energía, así que hemos vuelto hacia el hostel casi arrastrándonos, hemos comido algo… y a descansar, que ha sido un día intenso. Mañana continuamos la marcha. Desde luego hoy hemos empezado muy bien!! :))

Read Full Post »

Descansaditos nos hemos levantado dispuestos a poner rumbo a Gante. El día pintaba bastante nublado, pero no llovía, así que mientras desayunábamos un “lamentable” café con leche, pensábamos en que tal vez se alargara nuestra enorme suerte con el buen tiempo: nos equivocábamos.

Sobre las 10 cogíamos el tren (9,95e/pp ida y vuelta) y en menos de media hora estábamos en la bonita estación de Gante, donde ya llovía un poco.

Para ir al centro hemos tomado el tranvía (línea 1) por 1,20e que se coge a la puerta de la estación, donde había un inmenso parque con cientos y cientos de bicis aparcadas, sin exagerar ni una pizca.

Una vez en el centro la lluvia había cogido confianza y caía sin miedo… vamos que empezaba la fiesta. No nos hemos desanimado y nos hemos dirigido a el puesto de información donde te dan un mapa “muy apañao” con una ruta a pie por todo el centro que dura unas 2 horas y pico. Como la mini-guía de Lonely Planet es bastante pobre, nos hemos centrado en este mapa y lo primero ha sido entrar en la bonita Catedral, con unos preciosas vidrieras.

En ella está el famosísimo retablo de 20 paneles “La adoración del cordero místico”, del artista Jan Van Eick. A mi me ha hecho gracia y he entrado a verlo (vale 4 eurazos que se lleva la santa madre iglesia, cosa que me ha hecho dudar), mientras Teresa ha preferido dar un paseo. El precio es un robo, pero la verdad es que el retablo es impresionante.

Por desgracia al salir llovía más si cabe, vamos que caía la del pulpo, pero no nos ha echado atrás y nos hemos puesto a andar. Gante tiene mucho encanto, la vista de los campanarios y las casas medievales es muy  bonita, además la ruta marcada te va llevando por calles preciosas, plazas impresionantes como la del Markt, te lleva a al zona de casas más antiguas o al impresionante castillo del S.XII, propiedad de los condes de Flandes.

Y todo esto mientras vas cruzando una y otra vez puentes del río Leie con casas medievales a sus lados y barquitos en los que puedes hacer cruceros (aunque hoy, con el tiempo que hacía era imposible).

Eso si, con la que estaba cayendo, hay que tener moral para hacer turismo. Y nosotros la hemos tenido, no sin dejar de parar a mitad camino para reconfortarnos con una buena sopa caliente. Con el estómago lleno ya no nos hacía tanta gracia así que tras andar un poco, y con la humedad que ya amenazaba con llegar a los huesos, hemos pensado que mejor tomábamos el camino de regreso.

Lástima de tiempo, porque la verdad es que es una ciudad muy bonita que bien merece una visita larga y pausada, preferentemente en un día soleado.

Nosotros sobre las cuatro cogíamos el tren que en 20 minutos nos dejaba de nuevo aquí en Brujas, donde no llueve.

Ahora, ya arreglados, hacemos un poquito de tiempo para ir a cenar a un sitio bonito y despedirnos de Brujas, mañana ya solo habrá tiempo de hacer algunas compras de rigor por la mañana e irnos a mediodía hacia Bruselas, al aeropuerto..

Read Full Post »

Después del chaparrón de ayer el despertar nos ha dado una gran alegría…

¡ha salido un día soleado! Eso si, el frío no ha desaparecido.

Así pues, nos hemos arreglado con tranquilidad y hemos salido dando un paseo. En pocos minutos llegábamos al Minnewater Park y aparecía la primera preciosa vista de los canales, con uno de los campanarios al fondo, con su puentecito de piedra y unos preciosos cisnes blancos enormes.

 

La sensación ha sido de transportarse a otra época. Las calles empedradas, todas las casas medievales… y de repente ¡un carro tirado por caballos que nos ha sorprendido!

Nos hemos parado a desayunar un cafetito con leche (nada de otro mundo, la verdad) y hemos empezado la ruta.

El buen tiempo ha seguido acompañando todo el día, así que ha sido una gozada ir paseando tranquilamente sin rumbo fijo. Aunque había turistas, no era exagerado, por lo que íbamos a nuestro ritmo mirando a todos lados. Las tiendas se suceden una tras otra, souvenirs, restaurantes, encajes típicos… pero especialmente las chocolaterías, que hay a montones.

No se puede concretar en una sola cosa, es como andar por un museo, pero la zona de los canales llama muchísimo la atención, todos los rincones son como postales, a cada cual más bonito.

Y así, poco a poco, nos hemos ido acercando al centro neurálgico, el Markt. Una maravillosa plaza al estilo de la Grand Place de Bruselas, pues mires donde mires no tiene desperdicio. Eso si, en uno de los lados está la típica estampa de fachadas medievales tan característica y fotografiada.

No en balde es Patrimonio Mundial de la UNESCO. Puedes pasarte horas y horas mirando a todos lados embobado imaginando historias pasadas de películas de armadura y espada…

No vale la pena ir enumerando lugares que hemos visto… lo mejor, sin duda, es perderse sin rumbo fijo y que sea Brujas la que decida qué mostrarte, ya sea la impresionante Basílica, el Ayuntamiento o cualquiera de las fantásticas cervecerías especializadas que hay, en las que te pierdes entre decenas y decenas de cervezas diferentes.

A este respecto, imprescindible visitar una enorme tienda de productos artesanos, se llama 2BE y tiene todo tipo de productos belgas entre los que se encuentran montones y montones de diferentes cervezas del terreno, y todo esto en una preciosa mansión del S.XV.

Se nos ha hecho hora (española) de comer, es decir casi las 3 y de milagro nos han servido en un sitio muy apañao sirviéndonos un menú de 13e muy digno. Ha sido lo mejor que hemos encontrado sin que nos doliera en el alma el bolsillo…

Y poco más, pues al salir ya casi se estaba haciendo de noche, así que hemos vuelto al bullicio de la Markt, llena de gente comprando ya que aquí ya hay rebajas, hemos escrito alguna postal bebiendo algo…

y de vuelta al hotel, cansaditos, en busca de una ducha caliente y relax pensando en tener fuerzas para visitar mañana en condiciones el tercer y último de nuestros objetivos: GANTE

Read Full Post »