Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13/08/16

Nos levantamos en Ovre Ardal, en una cabañita entre montañas, dispuestos a tener una preciosa e intensa jornada, pues hay que ver muchas cosas y hacer bastantes kilómetros. Así que tras desayunar, hemos empezado el camino que en a penas 15 minutos empezaba a ser ya precioso….y por fin un día soleado!!!! 🙂

4_01

La ruta que hemos elegido para llegar a Gerianger es un poco más larga, pero la razón ha sido coger la ruta panorámica Sognefjellet que, por lo que habíamos leído, es una pasada… y no, no nos hemos equivocado.

La carretera ha empezado a tirar hacia arriba y arriba… los grados a bajar… los bosques frondosos han dado paso a una estepa típica de lugares tan fríos…

4_02

Hemos hecho alguna paradita en hoteles de montaña, y nos hemos maravillado con lo cerca que se encontraban los picos nevados.

4_03

Lo que no esperábamos era seguir subiendo y subiendo y subiendo… directos hacia las neblinas que había por allí arriba. De repente ha empezado a aparecer nieve y nieve… y nosotros a alucinar del espectáculo visual e inesperado que nos hemos ido encontrando.

4_04

Y en ese momento se ha puesto a nevar y nevar. Atónitos, hemos visto como a principios de agosto estábamos en medio de una nevada!!! La verdad es que en ningún momento hemos tenido una mala sensación, las carreteras están perfectas y había un goteo continuo de coches en ambas direcciones… Ha sido una experiencia fascinante, hasta que hemos ido pasando la parte más alta y hemos empezado a bajar… encontrando bonitas cascadas.

4_05

En cuanto la bajada ha sido más pronunciada, el paisaje ha cambiado. Desaparecida la nieve de nuestro lado, ha ido creciendo la cantidad de árboles y poco a poco han ido apareciendo bonitos lagos e incluso preciosas florecillas en medio de bellos valles.

4_06

El camino ha sido un auténtico regalo, mucho más bonito de lo que esperábamos, y así hemos ido llegando a zonas más pobladas… hasta llegar a Lom, donde hemos visitado una de las iglesias medievales de madera más grandes, construida a finales del S.XII . Sin duda merece una visita.

4_07

De aquí, hemos seguido acercándonos al Geirangerfjord disfrutando de paisajes que realmente te dejan sin palabras…4_08

Las carretera nos ha ido acercando y hemos pasado por el mirador de Dalsnibba, el pico que hay en el extremo del fiordo desde donde se disfrutan unas de las vistas más espectaculares de toda Noruega. Había que pagar para coger el desvía de 5km y subir… pero realmente ha valido la pena!! Allí te sientes como si estuvieras directamente en las nubes!! Fresco sí que hacía… unos 2ºC… de hecho se ha puesto a nevar un poco, pero lo importante es que lo hemos podido disfrutar. Y la verdad es que ha sido por los pelos, porque al rato de estar allí, la niebla ha ido tapando y tapando las vistas… y cada vez se ha visto menos.

4_09

Y a parte de mirar el fiordo… el resto del paisaje, todo nevado, también merece un poco de atención…

4_10

El día ha sido redondo, pero faltaba la última parte, el ferry por el fiordo. Así que hemos ido bajando hacía Geiranger viendo tooodo el rato esta maravilla de la que nos acordaremos toda la vida…

4_11

Por suerte, solo faltaban 15 min para que saliera el ferry dirección Hellesylt (cuidado para los que quieran visitarlos, mirad los horarios para cuadrarlo bien y no tener que esperar demasiado!). En nada estábamos subiendo el coche y preparándonos para disfrutar de una hora de espectáculo natural.

4_12

…y desde luego, no nos ha defraudado!!! Es algo difícil de explicar, tanta belleza te hace sentir como dentro de una postal, parece casi irreal, como si no fuera posible estar allí. La gente casi no se sienta, está dando vueltas en la cubierta (con un frío que pelaba, la verdad) mirando a derecha e izquierda, las montañas que te abrazan, las cascadas que van apareciendo… algo inolvidable.

4_13

Disfrutas la hora de trayecto como un niño con un juguete nuevo. Esto justifica, por sí solo, la elección de este destino.

Pero bueno, el caso es que con esto hemos cerrado este intenso y maravilloso día. Contentos de todo lo visto y del tiempo que nos ha respetado bastante, nos hemos ido ya a buscar el alojamiento, el Overvoll Farm, un capricho donde disfrutar dos noches especiales en una granja rústica con mucho encanto a escasos 15 minutos, en Stranda. Por hoy ya ha estado bien, toca descansar…

Read Full Post »